España, EFE.-El Gobierno regional de Cataluña pidió este viernes a los vecinos de Barcelona y de su área metropolitana que sólo salgan en casa si es "estrictamente" necesario ante el aumento de contagios por coronavirus en esa zona, la más poblada de la región, que concentra casi el 70% de los nuevos casos diagnosticados.

Según los datos difundidos hoy por el Departamento de Salud catalán, el número total de casos positivos acumulados desde el inicio de la pandemia en Cataluña asciende a 80.706, lo que supone 1.111 nuevos con respecto a la cifra de ayer, superando por primera vez la barrera de los 80.000 infectados.

De esos 1.111 nuevos positivos, 772 corresponden a Barcelona y su área metropolitana, por lo que el Ejecutivo regional ha decidido adoptar allí nuevas medidas restrictivas a la movilidad tras reconocer que existe transmisión comunitaria, más difícil de controlar que cuando se tara de brotes aislados.

Las restricciones, que se extienden también a la ciudad de Lleida y su comarca y a otras zonas de la región, son las mismas que ya se habían impuesto en L’Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad más poblada de Cataluña y colindante con Barcelona.

La previsión, según el Gobierno autonómico catalán, es que estas nuevas mediadas se mantengan durante quince días.

Además de recomendar a los ciudadanos no salir de casa salvo estricta necesidad, y no viajar a sus segundas residencias, las restricciones afectan también al sector de la hostelería, ya que se reduce el aforo de bares y restaurantes al 50 % y el cierre de locales de ocio nocturno.

También se prohiben las reuniones de más de diez personas.

Según el Ejecutivo regional, se trata de la "última oportunidad" antes de tomar "medidas más drásticas", ya que "la pandemia continúa avanzando sin freno", dijo hoy la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, en un comparecencia para dar a conocer las nuevas medidas.

La situación de Barcelona y su área metropolitana es similar a la de otra ciudad española, Zaragoza, en Aragón, colindante con Cataluña, donde ayer jueves las autoridades sanitarias solicitaron a los ciudadanos limitar a lo imprescindible los desplazamientos a otras localidades ante el aumento de contagios por Covid-19 en los últimos días.

En otras zonas de la geografía española se están adoptando medidas como los confinamientos acotados al lugar donde se localizan los contagios.

Es el caso de Valladolid (Castilla y León, centro), donde una jueza autorizó hoy el aislamiento de diez viviendas de un barrio para contener un brote de coronavirus que ha afectado hasta el momento a 23 personas mientras que a otras 61 se les está realizando un seguimiento médico.

La medida que parece generalizarse es el uso obligatorio de mascarilla en los espacio públicos, independientemente de si se puede respetar o no la distancia de seguridad de metro y medio, una decisión que se adoptó en primer lugar en Cataluña y que se está extendiendo al resto de las comunidades autónomas españolas.

Sólo Madrid, la Comunidad Valenciana (este) y Galicia (noroeste), además de la ciudad autónoma de Ceuta, en el norte de África, mantienen una normativa más flexible en ese sentido, aunque no descartan seguir el mismo camino en un furturo.

Contagios aumentaron en el mundo

Mientras se trata de controlar los más de cien brotes de Covid-19 repartidos por todo el país, el Ministerio de Sanidad notificó este viernes 628 nuevos contagios de coronavirus detectados en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde el fin del estado de alarma y similar a las registradas a comienzos de mayo.

En total son 5.965 los casos diagnosticados en los últimos siete días.

Casi 30.000 personas han fallecido en España desde el inicio de la pandemia y el número de contagios supera los 257.000.