Chilpancingo, Guerrero.- Los índices de agresiones sexuales contra mujeres y la reciente visita a Zihuatanejo del barco Women on Waves (Mujeres sobre las olas) para interrumpir embarazos en aguas internacionales, reavivó en Guerrero el debate respecto a la necesidad de despenalizar el aborto.

Durante los cuatro días que la embarcación, procedente de Holanda pero que porta bandera de Austria, estuvo en costas guerrerenses -de jueves a domingo- las organizaciones feministas que colaboraron en la campaña y atendieron 70 llamadas de mujeres que solicitaron información para acceder a un aborto seguro.

A través de un escrito el Women on Waves dio a conocer que las llamadas se recibieron de mujeres de Guerrero, Quintana Roo y Oaxaca.

Viridiana Gutiérrez, activista y defensora de los derechos reproductivos de las mujeres, la visita del barco y el número de llamadas recibidas exhiben la necesidad de despenalizar el aborto en Guerrero.

En mayo de 2014 el que fuera gobernador Ángel Aguirre, del PRD, envió al Congreso una iniciativa para legalizar la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, como ocurre desde hace diez años en Ciudad de México, pero el proyecto no prosperó.

Actualmente el Código Penal, en su artículo 159, establece que el aborto no será castigado solo cuando el embarazo resulte de una violación; cuando la vida de la mujer corra riesgo; cuando el producto presente alteraciones genéticas o congénitas que puedan resultar en daños físicos o mentales; y por consecuencia de un accidente.

Además, la Norma Oficial Mexicana 046 (NOM 046) permite que adolescentes mayores de 12 años, víctimas de una violación interrumpan su embarazo sin necesidad de que exista una denuncia ante el Ministerio Público, como lo mandata la normatividad local.

Pero para Viridiana Gutiérrez ni el Código Penal, ni la NOM 046 se hacen efectivos en Guerrero, porque en los centros médicos del estado se les sigue negando ese derecho a las mujeres, situación que se refleja en las estadísticas.

De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero de 2010 a marzo de 2017 se denunciaron en esta entidad 4 mil 159  agresiones sexuales, de las que 2 mil 512 fueron por violación.

En tanto, la Secretaría de Salud reportó que el año pasado en 13 de los 81 municipios que integran el estado, hubo 4 mil 275 embarazos en adolescentes, de los que un porcentaje fueron consecuencia de violaciones sexuales, aunque no precisa el dato.

Pero los organismos civiles de derechos humanos reportan en sus registros que de 2006 a 2016 solo se practicaron cinco abortos en hospitales públicos de Guerrero.

Eimear Sparks, de origen irlandés, es tripulante del Women on Waves. En su país el aborto no es legal bajo ninguna circunstancia por lo que se involucró en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La visita que hizo la embarcación a Zihuatanejo es la primera en la que ella participa, y se dice indignada porque las mujeres no son dueñas de su cuerpo y considera urgente que las diferentes naciones legislen en la materia para saldar esa deuda.

El Women on Waves decidió que Zihuatanejo fuera la cede de su única parada en México, porque Guerrero es uno de los estados que en años recientes intentó despenalizar el aborto.

La activista irlandesa cuenta que existe una percepción errónea de la embarcación. El Women on Waves no es una clínica flotante ni tiene instrumentos quirúrgicos.

El aborto lo practican médicos profesionales con medicamentos que son reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sólo hay un requisito: la mujer interesada debe tener como máximo nueve semanas de embarazo -en Austria el aborto es legal hasta ese lapso- para abordar la embarcación y salir a aguas internacionales donde. Es indispensable que la bandera de ese país esté elevada durante el procedimiento.

La presencia del Women on Waves en Zihuatanejo motivó protestas de los grupos católicos que asumen el aborto como un asesinato.

El sábado, poco más de 30 mujeres protestaron en el muelle donde se encontraba la embarcación. La actividad fue encabezada por la delegada regional de la Secretaría de la Mujer, Rosa Elena Raya, quien afirmó que el gobierno del priista Héctor Astudillo nunca apoyará el aborto.

Para Eimear Sparks la mejor forma de responder a esos grupos es evitando la confrontación, además asegura que su postura no representan a la de la población en general.

Las organizaciones civiles, nacionales y locales, que participaron con el Women on Waves aprovecharán la coyuntura para solicitar a Héctor Astudillo una postura oficial de su gobierno y demandarán al Congreso que el tema sea integrado a la agenda legislativa.

La mañana de este lunes la embarcación abandonó aguas guerrerenses, pero por seguridad no se reveló su ruta ni destino. Tampoco se informó cuántas mujeres abortaron en aguas internacionales, pero las activistas confirmaron que todas eran guerrerenses.