Notimex.- Unas 200 personas fueron rescatadas por el barco mercante italiano Asso30 cuando naufragaban en el Mediterráneo, mientras que los 88 migrantes a bordo del barco Alan Kurdi desembarcarán en el puerto de Taranto, Italia, tras una semana de permanecer varados.

El mercante Asso30 rescató en las últimas horas al menos 200 personas que viajaban en dos botes rústicos y naufragaban en aguas internacionales, cerca de plataformas petroleras, informó el periódico La Repubblica.

“Entre la noche (del viernes) y esta mañana, unas 200 personas en peligro fueron rescatadas y ahora están en el buque de suministro de bandera italiana Asso30 en aguas internacionales”, indicó la organización no gubernamental (ONG) Alarm Phone en su cuenta de Twitter.

“Las autoridades italianas están informadas. La gente escapó de Libia y no puede ser devuelta. ¡Deben ser llevados a Europa!”, demandó la ONG.

El rotativo detalló que el centro de operaciones de la Guardia Costera Italiana fue informado de la situación y el barco mercante está en espera de instrucciones.

La situación del mercante es difícil ya que no puede esperar tantos días con los migrantes y su mercancía abordo, en espera de que Europa negocie la redistribución de los migrantes para llevarlos a un puerto seguro, advirtieron analistas.

Mientras que el buque Alan Kurdi, con 88 migrantes a bordo, recibió la autorización del Ministerio del Interior de Italia para desembarcar en el puerto de Taranto, en el sur del país, pese a estar más cerca de las costas de la isla de Sicilia, informó la agencia de noticias Ansa.

Precisó que las operaciones del desembarco, las cuales se realizarán mañana domingo, serán coordinadas por la prefectura de Taranto, el municipio, las autoridades sanitarias locales, la policía, las autoridades marítimas y portuarias, la Guardia Costera, la Cruz Roja italiana y voluntarios.

La autorización del desembarco se da luego de un acuerdo para la redistribución de los 88 migrantes, de los que Alemania y Francia recibirán a 60, Portugal cinco, Irlanda dos y los restantes permanecerán en Italia.

El barco Alan Kurdi entró el viernes en aguas territoriales italianas, luego de permanecer varado en el Mediterráneo por siete días a la espera de que se le asignara un puerto seguro para desembarcar.

“En este momento hemos entrado en aguas territoriales italianas para buscar refugio del viento y las olas”, informó el viernes la ONG, Sea Eye, que opera el barco y que rescató a los migrantes frente a las costas libias. Horas más tarde Italia autorizó el desembarco.