Ciudad de México.-¡Europa tiene Campeón bávaro e invicto! El Bayern Munich, el amplio favorito para alzar el título, obtuvo la sexta Champions League en su historia este domingo en el Estadio Da Luz en Lisboa, al derrotar 1-0 al París Saint-Germain, en un torneo en el que simplemente fue perfecto al conseguir 11 triunfos en el mismo número de encuentros, mientras que el equipo de Neymar y compañía se quedó en la orilla.

De esta manera, el conjunto alemán igualó en número de Orejonas al Liverpool, que el año pasado también obtuvo su sexto título y dejó atrás al Barcelona que quedó con cinco (y al que además goleó 8-2 en Cuartos). También, se puso a uno del AC Milan que tiene 7 como el segundo club más ganador del certamen, aunque sigue muy lejos del Real Madrid que es el máximo ganador con 13.

Pasaron siete años para que el Bayern pudiera ganar la Champions de nueva cuenta, siendo que en 2013 ganó su quinta al derrotar en la Final al Borussia Dortmund, por lo que la sequía terminó, para coronar una temporada en la que consumó el triplete al también ganar su octava Bundesliga al hilo y la Copa Alemana.

La aplanadora alemana cumplió con los pronósticos, aunque ante el equipo parisino no fue demoledora y le costó trabajo, porque solamente fue un gol la diferencia para ser Campeón y cayó hasta el segundo tiempo. Sin saberlo, el PSG creó su propia arma en contra, porque fue el francés Kingsley Coman al 59', canterano del equipo francés y quien llegó al Bayern en 2015, quien marcó el único tanto de la Final en Lisboa.

Coman apareció solo dentro del área para cruzar al arquero tico Keylor Navas, siguiendo un excelente centro de Joshua Kimmich; Kingsley remató a placer y con gran colocación, para anotar así el gol del título para el Bayern.

Si el único gol del partido cayó hasta el segundo tiempo, fue gracias a que ambos porteros, tanto Keylor como Manuel Neuer, fueron figuras en el encuentro. Primero fue el alemán en el primer tiempo, en una jugada en la que tapó un riflazo de Neymar dentro del área y en la segunda jugada volvió a taparle un pase que buscaba a un Ángel Di María listo para empujarla ya con la portería sin defensa.

Keylor también fue figura en el encuentro, sobre todo porque le impidió al goleador del campeonato, Robert Lewandowski, marcar su gol 16 en la parte inicial. El polaco tuvo un cabezazo a quemarropa dentro del área y el arquero tico reaccionó con grandes reflejos para evitar la caída de su marco. Por cierto que el delantero del Bayern se quedó a dos goles de igualar la marca de Cristiano Ronaldo, quien ha sido el máximo goleador en una temporada de Champions con 17.