México, (AP) - Cuando los bebés nacen con VIH, comenzar el tratamiento en cuestión de horas o días es mejor que esperar incluso las pocas semanas o meses que es la norma en muchos países, informaron investigadores el miércoles.

Los hallazgos, de un estudio pequeño pero único en Botswana, podrían influir en la atención en África y otras regiones afectadas por el virus. También podrían ofrecer una pista en la búsqueda de los científicos de una cura.

El equipo dirigido por Harvard descubrió que el tratamiento súper temprano limita la forma en que el VIH se arraiga en el cuerpo de un recién nacido, reduciendo el "reservorio" de virus que se esconde, listo para recuperarse si esos niños alguna vez dejan de tomar sus medicamentos.

"No creemos que la intervención actual sea en sí curativa, pero prepara el escenario" para futuros intentos, dijo el Dr. Daniel Kuritzkes del Hospital Brigham and Women's de Boston, quien fue coautor del estudio.

Darle a las mujeres embarazadas un cóctel de medicamentos contra el VIH puede evitar que propaguen el virus a sus hijos no nacidos, un paso que ha reducido drásticamente la cantidad de bebés que nacen con el virus en todo el mundo. Aún así, se estima que entre 300 y 500 bebés se infectan todos los días en África subsahariana.

Los médicos saben desde hace mucho tiempo que es importante tratar a los bebés en las primeras semanas o meses de vida, porque sus sistemas inmunes en desarrollo son especialmente vulnerables al VIH.

Pero un bebé llamado "bebé de Mississippi" planteó una pregunta crítica: ¿Debería comenzar el tratamiento incluso antes? La niña recibió una combinación de tres medicamentos dentro de las 30 horas de su nacimiento en julio de 2010, algo muy inusual en ese momento. Su familia dejó el tratamiento cuando era una niña pequeña; sin embargo, su VIH permaneció en remisión durante unos notables 27 meses antes de recaer y reiniciar la terapia.

El estudio de Botswana fue uno de varios financiados por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Después de que los médicos se enteraron del bebé de Mississippi, para explorar aún más el tratamiento muy temprano.

Los hallazgos son alentadores, dijo la doctora Deborah Persaud, especialista en VIH pediátrica de la Universidad Johns Hopkins que no participó en el estudio de Botswana pero ayudó a evaluar al bebé de Mississippi.

"El estudio mostró lo que supusimos que sucedió en el bebé de Mississippi, que el tratamiento muy temprano realmente impide el establecimiento de estas células de depósito de larga vida que actualmente son la barrera para la erradicación del VIH", dijo Persaud.

Advirtió: "El tratamiento muy temprano es importante, pero la prevención aún debe ser nuestra principal prioridad".

En Botswana, los investigadores evaluaron a los recién nacidos en riesgo, inscribieron a 40 nacidos con VIH, los trataron en cuestión de horas a unos pocos días y los rastrearon durante dos años. El miércoles, informaron los resultados de los primeros 10 pacientes, comparándolos con 10 bebés que recibieron atención regular, el tratamiento comenzó cuando tenían unos pocos meses.