México.- Las bebidas azucaradas son altamente consumidas por su sabor, pero no son las recomendadas por los expertos en nutrición, precisamente por la cantidad de azúcares que contienen.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública, el consumo promedio de refresco por persona es de 163 litros al año, esto representa 7.3 veces más que el promedio mundial. Lo anterior representa beber 466 mililitros diarios de refresco, o bien 1.3 latas al día y 459 latas al año.

Por ejemplo, uno de los órganos del cuerpo que se beneficia al dejar las bebidas azucaradas es el corazón.Ya que, de acuerdo con un estudio hecho por la Universidad de Harvard, el consumo frecuente de estas bebidas o refrescos aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas en un 20%.

Otro beneficio si dejas de tomar bebidas azucaradas es que el esmalte de tu dentadura será impecable; las personas que toman refresco aumentan el riesgo de tener una erosión dental, esto lo reveló un estudio hecho por el Departamento de Odontología de la Universidad de Temple, en Filadelfia.

Otros órganos vitales que sin duda estarán sanos al dejar las bebidas azucarada serán los riñones. Y si eres de los que consumen mucho refresco con jarabe de maíz es importante mencionarte que tienen una gran cantidad de fructosa y pueden ser los más peligrosos. De acuerdo con un estudio publicado por HealtDay, el beber refrescos azucaradoshabitualmente puede dañar los riñones. Ya que un tipo de azúcar llamado fructosa aumenta la sensibilidad del riñón a una proteína que regula el equilibrio de la sal, esto lleva a un incremento de la reabsorción de la sal en las células de los riñones, lo que podría explicar por qué el consumo de refrescos se ha relacionado con la diabetes, la obesidad, la insuficiencia renal y la hipertensión.

En entrevista con la experta en nutrición Fernanda Alvarado comenta que dentro de las bebidas azucaradas también se contemplan los jugos de fruta, envasados y naturales, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los han calificado como azúcares libres, ya que tienen los mismos efectos negativos a la salud que un refresco.

Lo recomendable es no consumir frecuentemente bebidas azucaradas o dejarlas por completo, pero si se antojan algún día, "es importante que las personas se limiten a consumir un vaso de 240 mililitros, menos del 10% del total de las calorías permitidas en un día, lo que es igual a 10 cucharaditas de azúcar", finalizó la experta en nutrición.