México.- Trabajadoras despedidas del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) difundieron una carta pública, con seudónimo ‘‘para evitar represalias”, en el cual expresan que los recortes no sólo han ‘‘dañado injustificadamente” a muchas familias, sino que ‘‘está en juego un pilar importante para el futuro cultural del país”.

Llaman a defender ‘‘un bien que no debe ser manejado por antojos particulares de ningún individuo, ni de ningún grupo. Coincidimos con Mario Bellatin (director de esa instancia) en que hay que hacer al Fonca más transparente y más abierto a la gente. ¿Qué tal si empezamos con transparentar el tema de toda la gente que dejaron sin trabajo y seguimos con abrir el proceso de restructuración?”

Afirman que Bellatin dio datos incorrectos e información manipulada sobre el personal removido del Fondo. ‘‘Para empezar, no fuimos sólo 15. Tan sólo en el área de Jóvenes Creadores sacaron a 10 personas. Cuatro más de administración, dos de difusión, una de fomento a proyectos, una de informática, una de sistemas, una del programa ACT, tres de creadores escénicos y cuatro del área de programas internacionales.

‘‘Deshicieron casi por completo el área de Jóvenes Creadores y también programas internacionales. Eso ocurrió a finales de enero pero empezaron a remover gente desde el inicio de 2019.

‘‘Las primeras fueron la jefa del área de retribución social, el jefe de informática y dos personas en el piso de dirección. No nos referimos al director y a su particular, sino a otras dos”.

‘‘Con la gente de Jóvenes Creadores –añade el texto– además hubo malos tratos. La directora del área jurídica, Raquel López, amenazó al personal de esa área con llamar a los policías del edificio si no salían antes de la una de la tarde. ¿A eso se le puede considerar una forma ligera, tranquila o pacífica de dejar a alguien sin su trabajo? ¿También nos gustaría saber cómo es que Bellatin ha tratado de hacerlo ligero si no le ha dado la cara a la gente que han corrido? Es más, hay gente que Bellatin no conoció personalmente porque no habló con ellos ni una sola vez. Le impusieron a la directora de administración la labor de verdugo, así que ella está teniendo que hacer el trabajo sucio de su nuevo jefe.

‘‘No quieran enmascarar todo lo que están haciendo bajo el pretexto de que no se pueden llamar despidos porque trabajábamos por honorarios o que no tenían la obligación de renovar nuestros contratos porque esos sueldos se pagaban de los rendimientos del Fondo, como declaró Bellatin. Llamemos las cosas por su nombre. Nos despojaron de nuestros empleos.

‘‘En ningún momento se hizo una evaluación previa de nuestro desempeño, ni nada parecido. Tampoco se nos preguntó si teníamos disposición para ayudar en el proceso de transformación. Muchas personas sí estábamos dispuestas y también tenemos la experiencia para hacerlo, pero al parecer esa pregunta era un privilegio reservado únicamente para gente con nombres conocidos, como René Roquet. Sacaron a mucha gente que hacía muy bien su trabajo y que llevaba años entregándose de lleno a mejorar la institución”.

También criticaron el hermetismo con el que el director del Fonca se ha conducido ante los trabajadores desde que asumió su cargo, lo cual ha generado un sinnúmero de rumores en ese centro de trabajo.

Este diario conversó con varios empleados del Fonca que confirmaron que lo expresado por sus ex compañeras es verídico. También dijeron que se posponía el cambio de las oficinas del Fonca al Centro Cultural Los Pinos, ‘‘hasta nuevo aviso”.

Trabajadores, ex trabajadores, creadores ‘‘y demás interesados en el futuro de la cultura” convocan a realizar mañana a las 9 horas una toma pacífica y artística de los accesos a las oficinas del Fonca ubicadas en Sabino 63, colonia Santa María la Ribera.