México.- La lucha por la dirigencia nacional del partido Morena se intensificó desde el domingo pasado, luego de que la aspirante Bertha Luján, quien ocupó la presidencia del Consejo Nacional del mismo, convocó a una sesión ordinaria del Consejo Nacional, el domingo 10 de noviembre.

Ante esto, la actual dirigente del partido, Yeidckol Polevnsky, quien busca su permanencia en el cargo, descalificó la convocatoria, mientras que el aspirante, Alejandro Rojas Díaz-Durán aseguró que ninguno de los padrones de militantes del partido es confiable, y consideró que el Instituto Nacional Electoral (INE) no los avalará.

Bertha Luján Uranga lanzó una convocatoria con fecha del 3 de noviembre, (que se dio a conocer ayer), donde llama a reunión a los consejeros nacionales y distritales a partir de las nueve de la mañana del próximo domingo en el Salón D’Luz ubicado en la colonia Roma de la Ciudad de México.

En tanto, la presidenta en funciones indicó que como titular actual del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena, convocará a una reunión de la dirigencia, para tomar decisiones que generen acuerdos para que el partido actúe conforme a la legalidad, toda vez que existe una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre el proceso de renovación.

Dicha resolución establece que Morena debe posponer, al menos 90 días, su proceso electoral interno, programado para el 21 de noviembre, con el fin de que se actualice y se formalice la lista de militantes.

De acuerdo a la sentencia, todas las asambleas para elección de consejeros distritales fueron anuladas por el Tribunal, por lo que los miembros CEN se han negado a reconocer la validez de la convocatoria emitida por Luján Uranga.