Fotos de Claudio Vargas

Caos vial provocó el cierre total de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo a la altura de la entrada de la colonia Jardín Palmas, donde habitantes de esa zona, con piedras, palos y llantas, cerraron el tránsito vehicular para exigir al gobierno municipal que suministre el servicio de agua potable.

Bloqueo contra Capama en la Jardín - Claudio Vargas 1El colectivo de vecinos, molestos porque llevan varias semanas sin agua potable, se manifestaron y, con bocinas, pedían solución al problema de la falta del vital líquido. Algunos  a bordo de una camioneta, y otros a pie, cerraron el paso a las unidades motrices.

"Nos engañaron con la promesa que íbamos a tener agua todos los días y que ya no se bañarían ‘a jicarazos’, pero ahora estamos peor que antes de esa promesa de (ex alcalde) Luis Walton", espetó un vecino de la calle Cerezos.

Otro de los habitantes, de la sección B de la Jardín, aseguró que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (Capama) no envía el agua por las tuberías, pero en cambio “sí manda los recibos de cobros de manera puntual y anticipada”.

La fila de autos llegaba hasta el poblado de Pie de la Cuesta y otros automovilistas, en su intento por sacarle la vuelta al tráfico, subían por la avenida del Muro y salían del otro extremo por la colonia la Máquina.

Después de varias horas de cierre de la carretera, los inconformes se retiraron de la zona con la amenaza de que si para mañana no les llega el agua, cerrarán de manera permanente el paso a los autos y camiones de transporte público.