Acapulco, Guerrero.- Transportistas Independientes del Estado de Guerrero, bloquearon  la noche del miércoles el acceso a urgencias del Hospital General de Acapulco, por una supuesta mala atención y negligencia médica la hija del líder de dicha agrupación, Juan Mendoza Tapia.

La protesta –que duró más de dos horas- se llevó a cabo en sobre la rampa del área de urgencias del hospital general, en donde el propio transportista informó que su hija, que tiene amenaza de aborto, acudió a revisión por sangrado, pero sólo le dieron una consulta y la enviaron de regreso a su casa.

Sin embargo, Lizbeth Mendoza Santos, hija del líder, continuó con más sangrado y dolor, y enfrenta una amenaza de aborto.

“El motivo de la protesta y bloqueo es por la mala atención que se le está dando a mi hija de nombre Lizbeth Mendoza Santos, porque tiene un preaborto, tiene sangrado y dolor”.

“Y los doctores lo único que hicieron fue darle consulta, que por cierto esa consulta nos la cobraron a pesar de que este hospital es del pueblo, nos hicieron pagar”, reclamó.

Mendoza Tapia señaló que médicos del hospital le dijeron a su hija que se retirara porque no era grave el estado de salud de ella, ni del bebé, esto pese al sangrado y dolor.

Indicó que intentaron hablar con el director del hospital, Félix Ponce Fajardo “pero fue imposible”, por lo que los atendió el subdirector, de apellido Luna, a quien se le expuso la situación, y quien respondió “de manera prepotente” que no podían hacer preferencias.

Ante el hecho, Mendoza Tapia y los transportistas de su bloque bloquearon la rampa de urgencias del Hospital General.

El líder transportista urgió a la autoridad estatal, en particular al secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos que se dé cuenta  de la situación del hospital, y se informe del tipo de atención que reciben los pacientes.