Acapulco, Guerrero.- Bocana Beach-Acapulco es un restaurante cien por ciento familiar, fundado en 1984 por el matrimonio el señor Fidel Silva Cisneros y la señora Ana María López. Con el paso de los años, el negocio fue entregado a sus ocho hijos, que hasta el día de hoy han cumplido con la misión de sacarlo adelante contra todas las adversidades y desafíos que representa mantener un lugar como este.

Con 36 años de servicio, Bocana Beach, situado frente a la bahía de Santa Lucía, sobre la zona tradicional, se ha mantenido en el gusto de las familias acapulqueñas y de los turistas que año con año visitan el puerto, para disfrutar de mariscos, carnes, pozole, cervezas y música en vivo. Ha podido sobrevivir a desastres naturales como los huracanes Pauline e Ingrid y Manuel, a la violencia en el municipio y recientemente a la pandemia causada por el SARS-Cov-2.

En entrevista con Bajo Palabra, Jorge, uno de los ochos hermanos Silva López, dice que “al principio era un pequeño negocio y hoy en día tiene tres concesiones en diferentes partes del puerto”.

Una característica del lugar son las banderas internacionales colocadas en el restaurante, regaladas por clientes y artistas que visitan Bocana Beach.

Para Jorge Silva López no ha sido fácil hacerse cargo de un restaurante como este y de mantener la calidad. Recuerda que a sus inicios solo fueron contratados cuatro empleados, luego otros cinco y conforme iban creciendo, se contrataron más empleados, para que unos se dedicaran atender, otros a lavar platos, cobrar, barrer y regar plantas.

Hoy en día es un empresa que sostiene a más de 20 empleados. Jorge dice sentirse satisfecho y orgulloso que durante la contingencia sanitaria del covid, a pesar de que tuvieron que cerrar por casi tres meses, no se despidió a ningún empleado, ni perdieron ninguna prestación social, sino todo lo contrario, se apoyó a los trabajadores en estos tres meses que no se laboró.

Apenas el 02 julio volvieron a abrir el restaurante de manera paulatina, siguiendo las indicaciones del gobierno. Han tenido que ir rolando los trabajadores, ya que en una semana laboran 10 empleados y la siguiente otros 10, y así poco a poco han ido ingresando el resto, conforme las necesidades del negocio “pero a todos se les ha devuelto su trabajo pese a la crisis económica y la falta de turismo que aún continúan careciendo la ciudad a consecuencia de la  contingencia sanitaria”.

Hasta el momento lamentó Jorge Silva, las autoridades de esta ciudad no los están apoyando con algunos descuentos como el agua, la luz o el pago por el uso de la zona federal.

Hizo un llamado a la alcaldesa Adela Román Ocampo para que atienda el problema del cobro de agua por la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA). Una dependencia que no laboró durante más de tres meses, tiempo en que el restaurante no usó agua, pero les cobraron como si nada hubiese pasado en Acapulco.

Jorge espera que Acapulco pueda resplandecer como antes y que las autoridades continúen con la supervisión de limpieza y sanitización que deben realizar todos los restaurantes del puerto.

Silva López señala que pese a que no se está abierto al cien por ciento, el lugar a salido adelante con los pocos turistas y acapulqueños que suelen -en estos momentos de pandemia- nuevamente visitar el lugar.

Bocana Beach, se encuentra abierto desde las ocho de la mañana a las ocho de la noche, de acuerdo a los horarios permitidos por  las autoridades municipales. El restaurante sigue ofreciendo música viva y el show travesti de los jueves pozolero, así como su gorila de peluche y la piña colada o coco que se regala a todos los cumpleañeros.

Esta pieza periodística fue posible gracias al apoyo de Google News Initiative Journalism.  Journalism Emergency Relief Fund. https://newsinitiative.withgoogle.com/journalism-emergency-relief-fund