Río de Janeiro, (Notimex).- El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, se reunió hoy con el embajador de Israel en el país sudamericano, Yossi Shelley, en el segundo encuentro desde que venció en las elecciones y prometió trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada brasileña.

El gabinete de comunicación de Bolsonaro no detalló los temas de conversación entre el embajador y el presidente electo, pero el encuentro se produce horas después de que el diputado e hijo de Bolsonaro, Eduardo Bolsonaro, dijera durante un viaje a Estados Unidos que el traslado está decidido.

“Todavía no sabemos en el Gobierno la fecha, cómo sucederá. Tenemos la intención y la idea”, explicó Eduardo Bolsonaro, que se encuentra en Estados Unidos para reuniones con representantes del Ejecutivo estadunidense.

Posando para la prensa con una gorra de Donald Trump como candidato en 2020, Eduardo dijo que “la cuestión no es preguntar si va (a pasar), la cuestión es cuándo”, señaló, en referencia a la polémica decisión del nuevo presidente de Brasil de alinearse con Washington y trasladar de Tel Aviv a Jerusalén su embajada en Israel.

Durante la campaña y tras ser electo presidente, Bolsonaro dijo que cumpliría su promesa de mover la embajada, en un giro diplomático de Brasil que podría provocar represalias económicas de naciones árabes que le compran miles de millones de dólares de productos alimenticios, en especial carne de pollo.

Expertos y analistas internacionales también advierten que la decisión podría provocar que Brasil se convirtiera en un potencial objetivo del terrorismo yihaidista.

La mayoría de la comunidad internacional no reconoce la reivindicación de Israel de que Jerusalén sea su capital indivisible, ya que los palestinos reivindican Jerusalén oriental como capital de su futuro estado.

Brasil es el mayor productor y exportador mundial de carne halal, por delante de Estados Unidos, y exporta a 57 países islámicos, 22 de ellos árabes, más de dos millones de toneladas de carne por año.