El Ejército de Turquía bombardeó hoy objetivos de los rebeldes kurdos en el norte de Irak, después del atentado con coche bomba en Ankara, que dejó 37 muertos y por el que cuatro personas han sido detenidas.

Nueve aviones F-16 y dos F-4 atacaron 18 posiciones -depósitos de municiones y refugios- del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak, sobre todo en las montañas de Qandil, donde tiene su base la cúpula del grupo armado.

En esa zona, según las autoridades turcas, están atrincherados numerosos rebeldes del PKK, informó el Estado Mayor turco.

Un carro bomba explotó el domingo en la céntrica plaza de Kizilay, en pleno corazón de Ankara, cerca de una comisaría de la Policía y de una parada de autobús, donde varias personas aguardaban, causando al menos 37 muertos y unos 125 heridos.

Las autoridades turcas han atribuido el atentado a milicianos kurdos y creen que fue obra de dos agresores, un hombre y una mujer, señaló un miembro del gobierno, que habló bajo condición de anonimato porque la investigación sigue abierta.

De acuerdo con las primeras pistas recogidas por la policía turca, el atentado fue perpetrado por una mujer suicida vinculada a organizaciones armadas kurdas.

El diario Sözcü, que identifican “de forma casi segura” a la autora como Seher Çagla Demir, detalla que es una estudiante de la Universidad de Balikesir que estaba en libertad condicional mientras estaba siendo juzgada bajo la acusación de “propaganda terrorista” y de pertenecer al PKK.

Cuatro personas fueron detenidas este lunes en la ciudad meridional de Sanliurfa, de donde procedía el coche supuestamente utilizado en el atentado suicida de Ankara.

Los detenidos, dueños de una galería comercial, fueron trasladados a Ankara bajo la acusación de haber vendido a los atacantes el vehículo blanco de la marca BMW con matrícula de Estambul, según la agencia turca de noticias Anadolu.

El diario Hürriyet asegura que los agentes a cargo de la investigación trabajan con la hipótesis de que el coche bomba con el que se suicidaron los autores iba ocupado por “un hombre y una mujer”.

Tras el atentado las autoridades han detenido al menos a 36 personas incluidas nueve menores, en operaciones antiterroristas en distintos puntos de Turquía, la mayoría en Estambul.

La comunidad internacional condenó el atentado en Ankara, mientras el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, denunció que el ataque “tiene por objetivo la integridad del país, la unidad del pueblo y la convivencia”.

Indicó que “las organizaciones terroristas y sus peones, al haber perdido la lucha contra las fuerzas de seguridad, han tomado por objetivo a civiles”, en referencia a la lucha de las organizaciones kurdas en el sureste del país.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la Unión Europea (UE), Estados Unidos, España, Egipto, entre otros países, condenaron este lunes el atentado en Ankara y reafirmaron su apoyo a Turquía en la lucha contra el terrorismo.

Notimex