México.-Diecinueve civiles, entre ellos siete niños, murieron a causa de los bombardeos nocturnos en una localidad bajo control de los rebeldes en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Según la ONG, los ataques "llevados a cabo probablemente por la aviación rusa, tuvieron como blanco varias viviendas en Maarshurin", precisó Rami Abdel Rahman, director del OSDH, con una gran red de fuentes en el país en guerra. Rusia brinda apoyo militar al régimen sirio.

Entre los 19 muertos figuran siete niños. Trece personas son miembros de una misma familia, añadió Abdel Rahman.

Los habitantes de la localidad intentaban este miércoles retirar los escombros, después de que los socorristas sacaran a los muertos y heridos.

"¡Son casas de civiles!", exclamó indignado Zahed Abu Abdo, un habitante.

Veinticinco personas resultaron heridas en el ataque aéreo y algunas de ellas se encuentran en estado grave, informó el OSDH.

Rusia se involucró militarmente en la guerra en Siria en septiembre de 2015.

Localización de la provincia siria de Idleb.

Gran parte de la provincia de Idlib está bajo control de Tahrir al Sham, una coalición yihadista compuesta esencialmente por el exbrazo de Al Qaida en el país.

Esta provincia es una de las zonas de distensión establecidas en Siria para reducir la violencia, en virtud de acuerdos entre Rusia, Irán (otro aliado del régimen) y Turquía, que respalda a la oposición al régimen de Asad.