México.- El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, afirmó que en su administración habrá despidos si hay acusaciones de corrupción.

Luego de que la secretaria de Bienestar Social, Cinthya Gissel García Soberanes; y el Oficial Mayor de la entidad, Jesús Damián Núñez, solicitaran licencia tras ser acusados de recibir moches, el gobernador dijo que su administración no tolerará actos de corrupción.

“Este gobierno no es lo mismo que el gobierno pasado” (del panista Francisco Vega de Lamadrid) (...) “Ya no hay vacas sagradas, no hay favoritismos para nadie”, advirtió.

Cinthya Gissel García Soberanes y Jesús Damián Núñez fueron acusados de solicitar y recibir varios millones de pesos de proveedores del estado a cambio de favores.

La secretaría de Bienestar incluso cayó en coma tras los señalamientos.

Tras las licencias, Héctor Mares Cosio ocupará la Oficialia Mayor y Laura Torres será la nueva secretaria de Bienestar.