Chilpancingo, Guerrero.- Los libros del Registro Civil en Chilpancingo, que datan desde 1987 a la fecha, reflejan cada vez más el gusto de los capitalinos por los nombres gringos, y visibilizan más el rechazo a los nombres de origen mexicano.

Hasta a mediados del siglo pasado, era recurrente que las familias registraran a sus hijos con tres nombres, sin tomar en cuenta los apellidos. Hecho que ha cambiado en los últimos años, al ser mas común la aparición de dos o hasta un solo nombre.

De acuerdo con Diana García Molina, directora y oficial de Registro Civil del Ayuntamiento de Chilpancingo, los nombres más antiguos y no tan comunes en la actualidad que se han encontrado, eran Omovina, Profora, Caledonia, Eudocido y Leocadio.

Sin embargo, a través del tiempo estos han sido reemplazados por otros nombres de origen norteamericano, como Michelle, Bryan, Axel, Helen y Michael, que son complementados con nombres comunes.

Precisamente estos no pasan de moda, y son insustituibles, como el caso de Jesús, Juan, José, Pablo y María, que son comunes en México, pero que son de origen bíblico.

García Molina señaló que en la década de los noventas, inició un fenómeno interesante, ya que los ciudadanos comenzaron a modificar los nombres “raros” y a arreglar los errores ortográficos que de manera histórica se mantenían en sus registros.

Las recomendaciones que realiza el Registro Civil a los padres, previo al registro a sus hijos, es que los nombres sean simples y no extravagantes, para en su momento facilitar la escritura del menor.

El área del Registro Civil de Chilpancingo, ha realizado desde los 400 hasta los 800 registros mensuales de niños.