México.- “Oficialmente soy el Presidente más cool del mundo”, dice un Tuit fijado de Nayib Bukele, el nuevo mandatario de El Salvador, una nación asediada por las pandillas y la pobreza, considerada como una de las más violentas del mundo y que expulsa a muchos de los migrantes que cruzan México para llegar a Estados Unidos.

El Jefe de Estado responde mensajes de tuiteros, bromea con youtubers, retuitea a sus aplaudidores. Pero la crisis migratoria que se vive en toda la región todavía no llama su atención.

Durante su primer discurso como Presidente, el pasado 1 de junio, Bukele, un empresario de 37 años, señaló que su país “es como un niño enfermo al que toca darle medicina amarga”. Pero hasta el momento no ha explicado a qué se refería con esta medida.

México se encuentra en una ardua negociación con Estados Unidos, que lo presiona por detener el flujo migratorio proveniente principalmente de Centroamérica hacia su territorio –o de lo contrario le aplicará un arancel del 5 por ciento a todas sus importaciones el próximo lunes–. El Salvador es uno de los países que expulsa a esos migrantes. Pero esa agenda aparece en las prioridades del nuevo Presidente.

Un análisis de la periodista Sara Acosta, para la agencia EFE, detalla que a ocho días del cambio de Gobierno en El Salvador, aún se desconoce cómo Bukele, quien alcanzó la Presidencia bajo la bandera de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), abordará estos temas cruciales. Durante su primera semana, agrega, el mandatario se ha concentrado en erradicar el nepotismo de las entidades estatales, a pesar de los señalamientos en contra de su propio nepotismo en su actual gabinete. Un ejemplo de ello es el nombramiento de Miguel Kattán, tío del mandatario, como Secretario de Comercio de la Presidencia, un nuevo cargo creado por Bukele.

Despacha desde Twitter

Publicista de 37 años de edad y origen palestino, comenzó su carrera política en 2012 como alcalde de la pequeña localidad de Nuevo Cuscatlán, pero se hizo conocido a nivel nacional gracias a los tres años que pasó como jefe de Gobierno de la capital salvadoreña.    Ha pasado por varios partidos políticos, incluido el izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) que hoy aborrece, hasta fundar el suyo GANA, una formación conservadora cuyo pilar es la lucha contra la corrupción.

Bukele ya era un habitual de las redes sociales antes de dar el salto a la arena nacional, si bien intensificó su uso de cara a las elecciones presidenciales del pasado 3 de febrero, hasta el punto de que se ausentó de los medios tradicionales y centró su campaña en Internet, donde llegó a publicar una ecografía.