Chilpancingo, Guerrero.- Se analiza el desarme de la policía comunitaria del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado del Estado de Guerrero (Fusdeg) que opera en la comunidad de Petaquillas y el valle de Ocotito, advirtió el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena.

En entrevista, al concluir un recorrido con el gobernador, Héctor Astudillo Flores por la avenida Alemán de la ciudad, el edil priista se deslindó del problema y dijo que los comunitarios no surgieron durante su administración, por lo que una solución al conflicto es el desarme de dicha agrupación comunitaria.

“No es fácil llegar y desarmar a una organización armada, no es un asunto que lo tenga que hacer el municipio, tienen armas de alto poder (…) por supuesto que es una opción el desarme y también lo estamos analizando con las fuerzas federales porque el armamento es federal”, sostuvo.

El pasado sábado, policías del Fusdeg de Petaquillas y un grupo de pobladores allegados al comisario, Mario Flores Castrejón -quien creó también su propio grupo armando- se enfrentaron a balazos y golpes en la comunidad, que dejó como saldo personas heridas y detenidas de ambos grupos.

Dicho enfrentamiento generó tención entre los grupos antagónicos de policías comunitarios del Fusdeg que se encuentran en el valle de Ocotito, perteneciente a Chilpancingo.

Sin embargo, Leyva Mena, argumentó que desde hace tres meses ha entablado el diálogo con los grupos del Fusdeg y ha evitado en tres ocasiones enfrentamiento, “la situación es delicada”, aceptó el priista.

Aseguró que el conflicto en Petaquillas se generó, luego de que el grupo armado del comisario detuvieran a tres jóvenes con un paquete de marihuana, quienes fueron traslados a la comisaria, donde el grupo del Fusdeg los rescató.

“Las cosas están tan delicadas que un pretexto banal, casi provocó un enfrentamiento entre dos fuerzas armadas”, insistió.

Aseguró que el problema es que los comisarios de Petaquillas y El Ocotito crearon una fuerza armada distinta al Fusdeg.

Leyva Mena aseguró que el asunto no está fuera del control, sin embargo, se deslindó diciendo que las policías comunitarias no se conformaron durante su administración.

La división de las policías comunitarias que operan en el corredor Petaquillas-Ocotito, se generó luego de que se realizarán las renovaciones de los comisarios en el mes de junio, donde un grupo del Fusdeg quería imponer a sus candidatos, lo que agravó la fractura.