Por afectaciones ante las lluvias, "falta de efectividad" el Plan Nuevo Guerrero y daños a plantíos cafetaleros por plagas se presentó ante el pleno del Senado un punto de acuerdo para activar el plan emergente de prevención de crisis alimentaria en municipios de la región de La Montaña y la sierra del estado.

El senador del PRD por Guerrero, Armando Ríos Piter presentó ante la Cámara Alta dicho acuerdo para que se aprueben acciones urgentes para las familias guerrerenses que registran "efectos críticos" en el campo y que les han dejado condiciones "poco alentadoras".

"Existen factores negativos como la corrupción, la ausencia de crecimiento económico, la delincuencia, la devaluación del peso frente al dólar, la disminución del precio del petróleo y el reciente recorte presupuestal, mismos que ponen a esta entidad suriana en una situación de vulnerabilidad", señaló Ríos Piter en un comunicado.

Afirmó que la "crisis" en el campo de La Montaña y sierra de Guerrero ha provocado "crecimiento" e "intensificación" de la violencia, por lo que el Senado debe exhortar al gobierno federal y estatal el desarrollo de programas y estructuras para abasto de granos básicos a la población, entre ellos a los cafetaleros afectados por la plaga de la roya.

Con ese punto de acuerdo ante el Senado se busca también la instalación de mesas de trabajo con las autoridades correspondientes para crear un diagnóstico real de las acciones a implementar para "hacer frente" a la crisis alimentaria en Guerrero.

"La afectación a cafetales por la roya puede impactar a 25 mil familias que directa o indirectamente dependen de la producción de café", dijo Rios Piter.

El diagnóstico preliminar que presentó el senador expuso que son al menos 12 mil productores de 161 localidades de 16 municipios del estado  afectados, así como 143 mil habitantes de 14 municipios vulnerables por la escasez de alimentos.