#Trendy

Buscar a ‘Nemo’ será difícil en océanos calientes

Por Redacción, 2017-10-16 11:10

Los peces payaso (Amphiprion chrysopterus) no pueden vivir sin las anémonas de mar donde ponen sus huevos y viceversa. Pero a esta relación se une un tercero en discordia: unas algas microscópicas –las zooxantelas– sin las que las anémonas no pueden vivir, que habitan dentro de sus tentáculos urticantes y que le dan su característico color dorado. El trío de especies se aporta mutuamente protección y alimento en una convivencia sin alteraciones.

Sin embargo, en condiciones de calentamiento global, con las temperaturas del agua cada vez más elevadas, el escenario cambia, y las tres especies se ven arrastradas por la dependencia que las une. Así lo demuestra un estudio publicado esta semana en la revista Nature Communications.

“Cuando las anémonas pierden sus algas simbióticas y como consecuencia se blanquean, los peces payaso que viven en ellas sufren mayores concentraciones de cortisol, una hormona asociada al estrés en los animales”, explica a Sinc Ricardo Beldade, primer autor del trabajo e investigador en el Centro de Investigaciones Insulares y Observatorio del Medioambiente de la PSL Research University en la Polinesia Francesa.

El equipo de investigación observó a 13 parejas de peces payaso de octubre de 2015 a diciembre de 2016 en los arrecifes de coral de la isla de Moorea en la Polinesia Francesa. Esta monitorización se realizó antes y después del evento de El Niño que en el año 2016 provocó un calentamiento de 2 ºC en el océano Pacífico.

Tras este fenómeno, la mitad de las anémonas analizadas se blanquearon al perder las microalgas, lo que repercutió también en los peces. Según los científicos, se produjo una drástica disminución –de hasta el 73%– en el número de huevos viables. Pero no solo eso: los peces pusieron en general menos huevos.

Para confirmar el aumento en el nivel de estrés, los investigadores tomaron muestras de sangre a otras 52 parejas de peces payaso y destacaron una reducción en la fertilidad de los peces con una caída significativa en las concentraciones de hormonas sexuales (los equivalentes de testosterona y estrógeno).

El color dorado de las anémonas de mar se debe a las microalgas que viven en sus tentáculos urticantes. Cuando aumenta la temperatura del agua, estos organismos que viven en simbiosis desaparecen lo que provoca el blanqueamiento de anémonas y corales, que también afecta a los peces payaso. / Suzanne C. Mills.

Una fertilidad reducida por el cambio climático

“Estas respuestas de estrés redujeron en cascada las hormonas reproductivas y finalmente la reproducción”, recalca a Sinc Suzanne Mills, autora principal del estudio y científica en el centro de investigación francés en Moorea. Sin embargo, durante el mismo período, “otras anémonas expuestas a las mismas altas temperaturas, no blanquearon y los niveles de cortisol de los peces que viven en ellas no se elevaron”, subraya Mills.

Pero aunque en la investigación el calentamiento y el blanqueamiento de las anémonas no afectaron directamente a la supervivencia de los peces, “con el tiempo si podría reducirse la reproducción, con lo que habrá menos reclutas que vuelvan a la población y su número disminuirá”, subrayan los autores.

Entre tres y cuatro meses después de calentamiento del agua, mucho tiempo después de que las temperaturas volvieran a la normalidad, la salud de las anémonas y de los peces mejoró. ¿Pero qué ocurrirá si el fenómeno se repite? El blanqueamiento de corales y anémonas es más recurrente en la Gran Barrera de Coral, pero no deja de producirse en otras zonas como la Polinesia Francesa. “El blanqueamiento es un fenómeno global”, dice Beldade.

Gracias a la larga esperanza de vida y al sedentarismo del pez payaso, los científicos seguirán observando a los peces de su estudio, a la espera del próximo episodio de El Niño. Así comprobarán cómo se adaptarán a los futuros cambios ambientales.

Pero su caso no es aislado: el 12% de la comunidad de peces de las costas de la Polinesia Francesa dependen de anémonas o corales para alimentarse o para encontrar protección contra los depredadores y podrían sufrir los mismos efectos colaterales. Si el blanqueamiento se prolonga, no solo se verán afectadas las poblaciones, sino también la estabilidad de los ecosistemas.

#Trendy

«Runaway» une a los Jonas Brothers, Natti Natasha y Daddy Yankee

El trío de los hermanos Jonas incursionará por primera vez en el género urbano en colaboración también con Sebastián Yatra

Por Redacción, 2019-06-15 13:21

México.- Daddy Yankee, Sebastián Yatra y Natti Natasha, serán los encargados musicalmente de incursionar a los Jonas Brothers, en el género urbano.

“Runaway” es el nombre del tema que este grupo, comandado por Daddy Yankee, presentará el próximo 21 de junio.

El lanzamiento será mundial, según el anuncio de hoy.

La expectativa es grande porque los Jonas Brothers no habían colaborado con artistas urbanos latinos.

Los Jonas Brothers regresaron el pasado febrero con su tema “Sucker” y con ello anunciaron el retorno de la banda.

En la imagen se aprecia a los seis artistas juntos. Ahora debemos esperar hasta la fecha indicada para ver el resultado de esta fusión musical.

#Trendy

Delfín liso, un motivo más para cuidar el medio ambiente

El hecho de encontrar estos delfines en las aguas del estrecho de Magallanes fue una sorpresa, ya que habitualmente se distribuyen por las aguas del océano Pacífico.

Por Redacción, 2019-06-15 11:51

Agencias.- Científicos chilenos avistaron y fotografiaron por primera vez en el estrecho de Magallanes, en el extremo austral de Chile, delfines lisos, una especie caracterizada por no tener aleta dorsal y que nunca se había observado en esa zona, ya que se creía que solo se encontraba en océanos.

Este registro fue realizado en marzo de 2018, según informó el pasado martes el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas de Altas Latitudes (Ideal) de la Universidad Austral de Chile (UACh).

Fue el biólogo marino de Ideal Marco Pinto-Torres quien de casualidad avistó estos individuos mientras navegaba por el sur del estrecho de Magallanes durante una expedición científica.

La embarcación estaba destinada a la recolecta de fitoplancton (microalgas) y la instalación de una boya oceanográfica con una sensor de ph y presión para medir los cambios en el océano Austral y estudiar el efecto del derretimiento de los glaciares de la zona.

Durante la travesía Pinto-Torres subió a la cubierta y vio cinco ejemplares de delfín  liso, una especie nunca antes avistada en la zona. «Inmediatamente nos dimos cuenta de que no se trataba de un delfín que uno puede ver ocasionalmente como el austral, la tonina overa o el chileno, que son las especies más comunes de la zona. Como no tenía aleta dorsal, supimos que se trataba del delfín liso», afirmó el biólogo chileno. Pinto-Torres reconoció que los animales captaron «poderosamente» su atención y decidió fotografiarlos.

El hecho de encontrar estos delfines en las aguas del estrecho de Magallanes fue una sorpresa, ya que habitualmente se distribuyen por las aguas del océano Pacífico entre Perú y el cabo de Hornos en el extremo sur de Chile.

Su entrada al estrecho se asociaba a errores de los ejemplares o situaciones en las que estaban heridos o perdidos, explicaron desde Ideal.

Sin embargo, un mes después del avistamiento de Pinto-Torres, un guía turístico habitual del lugar afirmó haber visto más individuos de delfín liso, una especie que suele medir unos 2 metros y llega a pesar 116 kilos.

«Esto podría significar, que el delfín liso tiene un rango amplio de distribución. No solamente en aguas oceánicas. Utilizan a Carlos III y otros lugares del océano Austral, que hasta la fecha no han sido descritos oficialmente, como áreas de alimentación y hábitat», comentó el biólogo chileno.

#Trendy

Hallan sarcófago romano en Granada, España

El equipo de antropólogos no cree que vaya a «encontrar un tesoro», aunque sí «datos arqueológicos muy interesantes»

Por Redacción, 2019-06-15 11:42

México.- Un grupo de arqueólogos halló en el centro histórico de Granada, España, un sarcófago de plomo sellado, de la época romana, datado entre los siglos III-IV d.C.

El objeto, que fue descubierto a más de dos metros de profundidad durante unas excavaciones de seguridad, tiene forma trapezoidal, más ancha en un extremo que otro, y uno de casi dos metros de largo, detalló Granada Hoy.

El sarcófago, de más de 300 kilos, ya fue trasladado al Museo Arqueológico de Granada, donde se inspeccionará más detalladamente y se abrirá para ver qué hay en su interior. No obstante, el misterio no será resuelto hasta dentro de unos días.

El equipo de antropólogos, encabezado por su director, Ángel Rodríguez Aguilera no cree que vaya a «encontrar un tesoro», aunque sí «datos arqueológicos muy interesantes» sobre los rituales de los habitantes de la época romana.

La rareza del sarcófago podría indicar que contiene un ajuar relevante para su estudio, aunque tampoco se descarta que los investigadores encuentren un cadáver momificado.

Este descubrimiento se suma a los aparecidos durante las excavaciones en Los Mondragones, donde en una primera fase se encontró el mayor molino de aceite de época romana del Sur de España y, posteriormente en una segunda fase, unas termas construidas entre los siglos III y IV d. C. y que fueron utilizadas hasta el siglo VII.

En principio, y a falta de nuevos sondeos en la zona, se ha confirmado la existencia de una calle central en la villa romana de Los Mondragones de 3.5 metros de anchura, que por sus dimensiones debía ser propiedad de una de las grandes familias romanas.