México.- En una reunión entre autoridades y familiares de desaparecidos se acordó reiniciar los trabajos de exhumación de los cadáveres enterrados ilegalmente en las fosas clandestinas de Jojutla durante el gobierno del perredista Graco Ramírez.

Carlos Brito Ocampo, regidor de Gobernación y Reglamentos del Ayuntamiento de Jojutla, informó que dos años después de la suspensión de los trabajos de exhumación hay avances para continuar con los trabajos forenses.

“Por primera vez ya se pudieron reunir todas las instituciones que los colectivos les llaman víctimas indirectas que básicamente son los familiares de personas desaparecidas que llevan y estamos hablando de mujeres, 99 por ciento mujeres, son las mujeres incansables que han estado luchando por buscar o encontrar a sus familiares desaparecidos y lograron conjuntar a todas las autoridades del estado competentes en la materia.

“En este caso en especial no solamente la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la Fiscalía General del Estado, la Comisión de Atención a Víctimas, la Nueva Comisión de Búsqueda estatal y desde luego la Secretaría de Gobierno y nosotros como Ayuntamiento de Jojutla”, informó.

Los trabajos fueron suspendidos en abril de 2017 porque fueron localizadas tres tumbas particulares encima de la fosa.

“Hay que recordar que en el panteón municipal se tiene una fosa común donde se ponen cuerpos no identificados. Hace dos administraciones se aprobó inhumar, es decir, enterrar a múltiples personas ahí. Producto de un movimiento de estas personas, de estas mujeres que han estado buscando a sus familiares, se logró abrir primero la fosa de Tetelcingo, en Cuautla y luego la de Jojutla.

“¿Qué pasó? Que se encuentran más del doble de cuerpos (de los) que la instancia de la Fiscalía, la institución encargada de la investigación de los delitos, tenía un desorden, tenía más del doble de lo que se tenía ahí presente y lamentablemente ya no se pudo seguir adelante debido a que había tres cuerpos de tumbas particulares que por algún motivo estaban encima de la fosa común, lo cual es muy irregular”, expresó el regidor.

Tras un trabajo de sensibilización, los familiares de las cuatro personas enterradas en esas tres tumbas han accedido finalmente a que sean removidas para que continúen las exhumaciones de los cadáveres enterrados ilegalmente en las fosas.

Una de las principales deficiencias heredadas por la administración del perredista Graco Ramírez en Morelos es la acumulación de cadáveres sin identificar en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Hasta ahora las autoridades de esa dependencia, encabezada por el Notario Público con licencia Uriel Carmona Gándara, designado Fiscal General en el gobierno de Graco Ramírez, se han negado a informar oficialmente el número de cuerpos almacenados en las tres sedes de los Semefo de Morelos.

En el Sexenio pasado, tras el hallazgo de cuerpos inhumados por la FGE de forma ilegal en fosas de Cuautla y Jojutla, organizaciones civiles acompañadas por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y activistas como Javier Sicilia empujaron que las autoridades del estado habilitaran el primer panteón ministerial donde todos los cuerpos no identificados serían trasladados luego de aplicarles protocolos de identificación forense.

Sin embargo, el gobierno de Graco Ramírez detuvo el proceso de inhumación legal de los cadáveres.

En las fosas operadas por la Fiscalía e incluso entre los cuerpos almacenados en las instalaciones del Semefo han sido encontrados los cadáveres de personas que desde el momento de su desaparición eran buscadas por sus familiares, pero que por la falta de protocolos de identificación forense no habían sido identificados.

Tan solo en las fosas de Tetelcingo, operadas de forma ilegal por la Fiscalía General del Estado durante la Administración de Graco Ramírez, fueron encontrados 117 cuerpos, de los cuales 13 ya fueron identificados y entregados a sus familias.

Los documentos oficiales indicaban a la Fiscalía General de Morelos que en la fosa común del panteón municipal de Jojutla estaban inhumados 35 cadáveres, sin embargo, la realidad fue otra.

El 21 de marzo de 2017 iniciaron los trabajos de exhumación de cadáveres de la fosa ubicada en ese panteón. Aunque la Fiscalía General del Estado tenía el reporte oficial sobre la inhumación de 35 cadáveres, tras cinco semanas de trabajos de exhumación fueron encontrados los restos de por lo menos 85 personas.

Hasta el momento, dos años después, ni la Fiscalía, ni otra autoridad del Gobierno de Morelos ha podido explicar por qué fueron hallados más cadáveres.

Además del número extra de cadáveres, fueron detectadas una serie de irregularidades que van desde cuerpos a los que no se les colocó un número de Carpeta de Investigación, hasta cadáveres sin necropsia, enterrados con la ropa puesta y amarrados de las manos.

Aunque los cuerpos deben ser inhumados de forma individual y con su respectivo número de Carpeta de Investigación, en la fosa de Jojutla, operada por la propia Fiscalía General de Morelos, fueron encontrados cuatro embalajes de dos y uno con tres cuerpos juntos.

“Afortunadamente ya ayer con presencia de todas las autoridades, con presencia de los colectivos y además, constando una serie de acuerdos que van a permitirnos ya dar una viabilidad de que este año y probablemente, idealmente, antes de que inicie la temporada de lluvias, inicios de junio, finales de mayo, pero idealmente ya deberíamos de concluir tres cosas que son importantes, tres acuerdos centrales”, dijo el regidor Brito.

Una vez que las tres tumbas sean removidas, podría continuar el proceso de exhumación, agregó.

“La primera ya definir una fecha final de colaboración para ejecutar el traslado de las tres tumbas, son cuatro cuerpos, son dos familias, que están encima de la fosa común, hay que trasladarlas, ya las personas, familiares, ya eligieron un lugar que va a ser el destino final de estas personas y eso es muy importante porque a partir de ese momento ya podemos hacer las dos nuevas fechas que son que la Semefo de Jojutla ya sería liberada de todos los cuerpos que fueron desenterrados, que fueron exhumados en 2017, que están en un refrigerador básicamente aquí en la Semefo de Jojutla, ya puedan llevar a un destino final en un panteón forense con gavetas específicas con un nuevo proceso que les permita una identificación adecuada.

“Y ahora sí la tercera fecha que es la fecha en la que se reinicien los trabajos suspendidos en abril de 2017 en la que ahora sí podamos ver la magnitud de la tragedia que se vive en esa fosa común del panteón de Jojutla”, dijo.