Buzos y pescadores de Caleta y Caletilla, en la zona tradicional del puerto de Acapulco, rechazaron la veda de moluscos bivalvos que mantienen las autoridades sanitarias desde hace mes y medio, y regalaron ostiones a visitantes y lugareños. Aun y cuando la Secretaría de Salud estatal mantiene la veda por los altos índices de toxinas en los moluscos, los afectados afirmaron que existen “buenas condiciones” para poder ofertar su producto, por lo que la tarde de este viernes decidieron regalarlo. El representante de la playa Hornitos y Caletilla, Antonio García Fuentes justificó que el reparto gratuito de ostiones fue para “hacerle ver” a las autoridades que los moluscos ya pueden consumirse. Informó que el jueves pasado se reunieron con la directora del Laboratorio Estatal de Salud, Irma Figueroa quien les aseguró que en el último reporte aún existe “un poco de elevación” de toxinas en los moluscos. García Fuentes recalcó que la funcionaria de la Secretaría de Salud Estatal les notificó –en ese encuentro- que los moluscos están en buenas condiciones para su consumo y ya los pueden vender. El presidente de la Asociación de Buzos de Caleta y Caletilla, Leonardo Peña Díaz explicó que esa veda afecta a 10 cooperativas de este puerto de Acapulco, cuyas familias viven de la venta de ese producto. Por lo que sostuvo que enfrentan una situación economía “difícil” pues el gobierno del estado les entregó un apoyo de mil 100 pesos, cantidad que les es insuficiente para mantener a sus hijos. Además criticaron que las despensas que les otorgaría el DIF estatal aún no les son repartidas. Los buzos y pescadores hicieron un llamado a los tres órdenes de gobierno para que los tomen en cuenta al momento en el que hacen los estudios de los niveles de toxinas, para que les demuestren si es verdad que existe contaminación.