México.-Hace un mes y después de cinco años de aprobada la Ley de Bienestar Animal, Acapulco finalmente dio un paso histórico retirando a los caballos que tiraban las calandrias por la zona turística del puerto para trasladarlos al santuario "Cuacolandia" que se ubica en el estado de Puebla para ser jubilados del trabajo que realizan a punta de latigazos.

En días recientes, a través de la página oficial del santuario propiedad de la señora Elena Larrea, se han compartido imágenes de la evolución de los equinos dentro de las instalaciones espaciosas, evidenciando las malas condiciones físicas que tenían y cómo se han recuperado paulatinamente.

Más de 40 caballos fueron enviados al santuario para su “jubilación” luego de haber sido usados para tirar las calandrias en el puerto de Acapulco, lugar donde cotidianamente era evidenciado por los ciudadanos el mal estado físico de los equinos para realizar largas horas de trabajo, a través de videos en diferentes redes sociales.

Luego de haberse aprobado la Ley de Bienestar Animal en Guerrero, autoridades del gobierno estatal, realizaron el pasado 10 de marzo la entrega de 41 cuatrimotos a concesionarios de calandrias de Acapulco, para la sustitución de los caballos que tiraban de los carruajes sobre la avenida costera Miguel Alemán, recibiendo a cambio el animal para ser enviado a Cuacolandia, donde hasta ahora son cuidados por una mujer altruista sin apoyo gubernamental.

Caballos jubilados

Caballos jubilados

Desde ese entonces, la zona turística de Acapulco dejó de ser la misma y aunque muchos extrañan a los animales tirar de los carruajes, la protección de los seres vivos privilegió ante cualquier interés.

Llegaron en mal estado.

De acuerdo a la ahora protectora de los animales los equinos llegaron en muy malas condiciones a su santuario por lo que desde entonces han dedicado tiempo y esfuerzo para mejorar la condición de los animales.

"llegaron desnutridos flacos con heridas de transporte mordeduras de murciélagos y fiebre de embarque y desconocemos el destino final de ellos", declaró Larrea, quien informó que recibió a 42 de los 48 ejemplares que se les notificó que fueron retirados del trabajo forzado asegurando desconocer donde se encuentren los otros seis caballos.

Mencionó que los amplios espacios de Cuacolandia han permitido qué los equinos recobren algunas de actividades de convivencia levantando las patas delanteras retozando revolcándose formando grupos y hasta peleando entre ellos.

caballos.

caballos.

Agregó que hay cinco caballos en mal estado de salud que son tratados de manera intensiva, mismos que tardarán más tiempo en reaccionar favorablemente y compartió que está en comunicación con algunos de los concesionarios interesados en saber el desarrollo de sus animales.