México, (Notimex).- En México, cada cuatro horas muere un niño por cáncer y se estima que anualmente se registran más de cinco mil nuevos casos. El cáncer es la segunda causa de mortalidad infantil en el país, según cifras de la Secretaría de Salud.

Cada 15 de febrero se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil, con el fin de hacer un llamado a la población y en especial a los padres de familia, así como al personal de salud para estar atentos ante cualquier posible manifestación de tumores malignos en los menores de edad.

Desde el año 2001 se instituyó esta efeméride, con el objetivo de generar alianzas estratégicas y conciencia social sobre este mal, y en el mundo, cada tres minutos es diagnosticado un menor con cáncer.

El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno pueden hacer la diferencia entre la vida o la muerte de la persona, ya que hasta 70 por ciento de los casos son curables si se atienden a tiempo.

En México sólo existen 135 oncólogos pediatras para los más de cinco mil casos de cáncer infantil que se registran anualmente, y cada año fallecen en promedio 2 mil 300 menores.

El país cuenta con el Programa Nacional de Cáncer en la Infancia y Adolescencia, cuyos principales objetivos son disminuir la mortalidad e incrementar la sobrevida y calidad de vida de los pequeños.

Los tres tipos de cáncer infantil más comunes son: leucemia con 31 por ciento de los casos, con una tasa de supervivencia de 80 por ciento; tumores cerebrales, con 16 por ciento de la carga, y una tasa de supervivencia de 67 por ciento; así como linfoma con 15 por ciento de los casos y una supervivencia de 91 por ciento en Linfoma de Hodkin, y 72 por ciento en Linfoma No Hodkin.

Los principales síntomas de cáncer infantil son: pérdida de apetito, pérdida de peso, palidez, cansancio, sudoración nocturna o excesiva, dolor de cabeza persistente, dolor de huesos y articulaciones.

Además, puntos rojos o moretones sin alguna causa aparente, bolitas en cuello, axilas o ingles y reflejo blanco en la pupila, señaló Biogentec, la división de alta especialidad de Grupo Neolpharma, especialista en tratamientos oncológicos.