El secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas de Guerrero, Rafael Navarrete Quezada informó que existen de 10 a 15 reuniones semanales entre transportistas y funcionarios públicos para hablar del tema del Acabús, con el fin de llegar a un acuerdo para que la obra esté funcionando a más tardar a finales de mayo.

En el tema de los separadores, explicó que "hay zonas como el Centro, que son dos carriles, uno confinado por los bolardos – separadores - y muchas veces hay vehículos estacionados”.

Dijo que por esta razón, “el ciudadano común, se brinca de un lado a otro y así ha pasado que los bolardos se han echado a perder y se tienen que reponer para que funcione bien, y se tiene que hablar con todas las tiendas y comercios para que ese carril – no confinado - se pueda quedar libre".

El secretario desconoció el costo en la reposición de los separadores y agregó que cada día se daña uno entre los 500 que se encuentran colocados en las avenidas por las que transitará el Acabús.

Asimismo, detalló que lo que falta por hacer para que la obra concluya es el equipamiento de los autobuses y las estaciones, tenerlos a tiempo y el dialogo que "se tiene que seguir dando con las diferentes organizaciones de transportistas".

"No es un proceso sencillo, es un tema que implica obra pública, tecnología de punta para el recaudo y dialogar con los transportistas para que participen", dijo.

Recordó la promesa del gobernador, Héctor Astudillo Flores quien se comprometió a que el Acabús esté listo a finales de mayo en Acapulco.