Un Tribunal israelí condenó hoy a cadena perpetua y 21 años prisión, a dos de los tres responsables del asesinato del joven palestino Mohammed Abu Khdeir, quien fue secuestrado y quemado vivo en un bosque de Jerusalén oriental en julio de 2014.

El Tribunal de Distrito de Jerusalén condenó al primero de los acusados, de 17 años, a cadena perpetua por asistir activamente en el crimen, al ayudar a rociar con gasolina al joven palestino de 16 años y luego prenderle fuego.

El homicida, cuya identidad no ha sido revelada por ser menor de edad, también fue condenado al pago de multa de 35 mil shekels, unos siete mil euros, que se utilizará para indemnizar a los familiares de la víctima, según reporte del sitio Ynetnews.

El juez Rafi Carmel determinó para el segundo acusado, de 16 años de edad, una pena de 21 años de prisión y el pago de la multa de 30 mil shekels, por al considerar que no participó en el asesinato de Khder, sino sólo en sus preparativos.

El tercer responsable de la muerte del joven palestino y único adulto, Yosef Haim Ben David, fue también declarado culpable del asesinato, aunque aún no se ha decidido una condena, ya que el Tribunal analiza el alegato de la defensa de que sufre de una enfermedad mental.

La Corte determinó que Ben David, quien se encuentra bajo arresto domiciliario, planeó y dirigió el asesinato del joven palestino, el cual conmocionó a Israel y desató varios días de protestas y actos de violencia entre los palestinos.

Khdeir fue secuestrado, golpeado y asesinado el 2 de julio de 2014, dos días después de que las autoridades israelíes confirmaron el asesinato de tres adolescentes, quienes fueron secuestrados tres semanas antes en Cisjordania.

El adolescente palestino fue secuestrado, brutalmente golpeado y después quemado vivo amarrado a un árbol de un bosque al oriente de Jerusalén, en un acto de venganza por la muerte de los tres jóvenes hebreos, detonante de la Guerra de Gaza en el verano e 2014.

El Tribunal de Jerusalén decidió postergar al próximo 11 de febrero la audiencia contra Ben David, a fin de permitir una revisión completa de la evaluación psiquiátrica que se le hizo y para analizar la validez de la enfermedad mental.

Shua Abu Khdeir, madre del adolescente palestino asesinado, rompió en llanto al escuchar el fallo del Tribunal y a gritos exclamó que llegaría hasta la Corte Penal Internacional (CPI) para que se imponga la cadena perpetua a los dos condenados y al orquestador del brutal asesinato de su hijo, mientras que su marido, Hussein dijo que apelará la sentencia

Hussein Khdeir dijo que no parará hasta que se juzgue al principal acusado y se condene a cadena perpetua al israelí que fue sentenciado este jueves a 21 años de cárcel y exigió a Israel derribar las casas de los culpables judíos, como se hace con las de los atacantes palestinos.

Notimex