Ciudad de México.-Lized Yuriria “J”, alias “Big Mama” o “La Chofis”, posible operadora de Óscar Andrés Flores Ramírez, “El Lunares”, ex líder de la organización criminal “La Unión Tepito”, fue detenida en una operación en la que no hubo resistencia.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) informó que la inculpada era parte del equipo de seguridad y protección de “El Lunares” y en su encargo portaba armas de fuego y custodiaba el exterior del domicilio ubicado en la calle Peralvillo 33, colonia Morelos, alcaldía Cuauhtémoc.

De acuerdo con las investigaciones, Lized Yuridia “J”, fungía como encargada de coordinar la venta y distribución de droga a diversos grupos de narcomenudistas en varios puntos de Ciudad de México.

También organizaba los envíos de droga de dicho grupo delictivo al estado de Tlaxcala, para su venta al menudeo, para lo cual sus hijos confeccionaban los paquetes, participaban en las entregas y los traslados de los narcóticos, explicó la SSC.

Subrayó que ella y sus hijos realizaban la recolección de las ganancias por la venta de droga, en Ciudad de México y los estados donde las distribuían. Otra línea de investigación señala que la mujer fungía como enlace de comunicación entre integrantes de La Unión de Tepito y elementos Policiales, para coordinar la entrega de dinero como parte de sobornos a cambio de protección e información de los operativos realizados por alguna Institución de seguridad.

Posterior a la detención de Óscar Flores “El Lunares” y Brandon Alexis Flores, “El Junior”, “Big Mama” se trasladó a los estados de Michoacán y Guanajuato para evadir a las autoridades y evitar su detención.

Sin embargo policías de la SSC le dieron seguimiento y tuvieron conocimiento que el 30 de julio de 2020 volvió a la Ciudad de México y se ocultó en un domicilio ubicado en la colonia Santa María la Ribera, alcaldía Cuauhtémoc, donde fue detenida en posesión de varias dosis de cocaína.

Lized Yuridia “J”, cuenta con registros de detención en los años 2005 y 2013 por delitos contra la vida, contra la integridad corporal y lesiones graves; y por delitos resistencia de particulares respectivamente.

Además estuvo recluida en el Centro Femenil de Santa Martha Acatitla en 2005, obtuvo su libertad en 2006; y en 2013 volvió a dicho penal, pero tras pagar una fianza quedó en libertad solo cuatro días después.