Debido al alto oleaje ocasionado por el fenómeno mar de fondo, los restauranteros de playa Bonfil registraron una caída en sus ventas de 40 por ciento y daños al mobiliario de playa y enramadas.

El presidente de la Asociación de Restauranteros de Playa Bonfil Diamante, Sergio Mejía Vargas informó en entrevista que las olas han salido 20 metros su nivel normal y ocasionaron que los turistas que estaban en la playa se retirarán.

En playa Bonfil más de 35 restaurantes se han visto afectados en su mobiliario de playa y enramadas que han sido destruidas por el alto oleaje.

“La gente estaba en las cabañas y en las enramadas disfrutando su comida, pero el oleaje se incrementó y los turistas se espantaron y muchos se fueron cancelando su pedido”.

Comentó que ante la cancelación de pedidos de platillos y al retirarse los turistas, las ventas cayeron 40 por ciento.

Dijo que las sillas y mesas que tenían en la franja de arena fueron arrastrados por el fuerte oleaje y las enramadas destruidas.