Lisandra Guerra, ciclista cubana, formó parte de las peores caídas de los Juegos Panamericanos 2015 de Toronto, cuando en la prueba de velocidad femenil tocó la rueda de una de sus contrincantes la mexicana Lux Gaxiola, lo cual provocó que rodará por el piso del velódromo, del cual se le enterraron en el brazo derecho tres astillas de madera.  Hace unos días, Lisandra Guerra había señalado que está familiarizada  con el dolor físico porque los golpes son parte del oficio.

“Estoy acostumbrada al dolor, a quienes me quieren les duelen más mis quemaduras que a mí", dijo la deportista.

La cubana, reveló que no se encuentra en condiciones de narrar su accidente, que le ocasionó quedar fuera al dejar la serie con Gaxiola 1-1 y no acudir a la vuelta de desempate.