Ciudad de México.- El ex presidente Felipe Calderón señaló que el manejo "ilegal y mediático" del caso de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos, es utilizado por el presidente Andrés Manuel López Obrador como instrumento de venganza y persecución política.

"(A Andrés Manuel López Obrador) No le interesa la justicia, sino el linchamiento, haciendo en mi caso acusaciones ridículas", escribió el ex mandatario en Twitter.

El señalamiento del ex presidente lo hace luego de que se diera a conocer la denuncia que Emilio Lozoya presentó ante la Fiscalía General de la República, en la que acusa que durante el sexenio de Felipe Calderón "se gestaron esquemas de corrupción".

“Tal era la relevancia de la relación entre Felipe Calderón y Braskem, que no solo se le otorgó un contrato por más de 20 años de venta de etano con un descuento inexplicable de aproximadamente 25 por ciento, siendo que el etano tiene un precio internacional, sino que además decidió darle tal relevancia a este acto ilícito, y dañino al patrimonio de la nación, que encabezó, en calidad de testigo, invitando al presidente (de Brasil) Lula da Silva, a la firma de dicho contrato”, el cual fue suscrito por Pemex y Braskem el 23 de febrero de 2010 en el contexto de la cumbre de la Unidad Latina y del Caribe, organizada en Cancún, Quintana Roo.

Al final de la reunión, mencionó Lozoya, se emitió un comunicado por la inversión de 2 mil 500 millones de dólares de la empresa Braskem.

En la denuncia de hechos, Lozoya aseguró que el 24 de octubre de 2011, Marcelo Odebrecht (dueño de la constructora Odebrecht) fue invitado a comer con una comitiva en la residencia oficial de Los Pinos.