México.- El mundo está cada vez más en riesgo de “apartheid climático”, donde los ricos pagan para escapar del calor y el hambre causados por la escalada de la crisis climática mientras el resto del mundo sufre, según un informe de un experto en derechos humanos de la ONU.

Philip Alston, relator especial de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos, dijo que los impactos del calentamiento global probablemente socavarán no solo los derechos básicos a la vida, el agua, los alimentos y la vivienda de cientos de millones de personas, sino también la democracia y el gobierno de ley.

Alston es crítico con los pasos “evidentemente inadecuados” tomados por la propia ONU, los países, las ONG y las empresas, diciendo que son “totalmente desproporcionados a la urgencia y magnitud de la amenaza”. Su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (HRC) concluye: “Los derechos humanos podrían no sobrevivir a la agitación que se avecina”.

El informe también condena a Donald Trump por “silenciar activamente” la ciencia del clima y critica al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por su promesa de abrir la selva amazónica a la minería. Pero Alston dijo que también hubo algunos desarrollos positivos, incluidos casos legales contra estados y compañías de combustibles fósiles, el activismo de Greta Thunberg y las huelgas escolares en todo el mundo, y la rebelión de la extinción.

En mayo, el informe de Alston sobre la pobreza en el Reino Unido comparó las políticas de bienestar de los partidos conservadores con la creación de centros de trabajo del siglo XIX. Los ministros dijeron que su informe daba una imagen completamente inexacta, pero Alston los acusó de “negación total de una serie de hechos no controvertidos”.