El gobierno de Enrique Peña Nieto le encomendó este día la subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos a uno de los hombres que mayor cercanía tuvo en el pasado reciente con Elba Esther Gordillo, Roberto Campa Cifrián. Campa se desempeñaba hasta el día de hoy como subsecretario de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, de la misma secretaría de Gobernación, y fue llamado para llenar el hueco dejado por la ex panista y ahora candidata del Verde a diputada federal, Lía Limón. Fue el secretario Miguel Ángel Osorio Chong quien dió posesión a Campa del cargo, y la primera orden que le dio fue llevar a la práctica un decálogo de acciones, de entre las cuales destaca el brindar todo tipo de apoyo y trabajar de manera coordinada con la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

La llegada de Campa a Derechos Humanos de la Segob lleva también el encargo de restañar la difícil relación que ha tenido el gobierno de Peña con organismos nacionales e internacionales, uno de cuyos frentes ha sido la Relatoría de la ONU que consideró que en México se ejerce indiscriminadamente la tortura, lo cual provocó un encendido reclamo de México, y por consecuencia, un conflicto que aún sigue abierto.

El lugar de Campa en la subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación será ocupado por Eunice Rendón Cárdenas, quien era coordinadora intersecretarial del Plan de Prevención de la Violencia, un programa que a principios de sexenio de Peña se presentó como prioritario, pero que al parecer ha pasado ya a un segundo plano, al reducirse en un 30 por ciento su presupuesto para el 2015. Con este plan el gobierno de Peña buscó instrumentar acciones preventivas contra la inseguridad y la violencia y fue conocido como plan antidelito. Desde esta posición, Eunice Rendón encabezada una de las líneas más importantes para la prevención del delito en el Plan Michoacán.