Las futbolistas estadunidenses campeonas del mundo presentaron este jueves una demanda contra de la Federación de Futbol de Estados Unidos por discriminación salarial debido a que reciben un pago cuatro veces menor al de los seleccionados masculinos.

La demanda fue interpuesta por cinco de las más representativas jugadoras del equipo ganador de la Copa del Mundo de 2015: Alex Morgan, Carli Lloyd, Megan Rapinoe, Becky Sauerbrunn y Hope Solo, aunque éstas dijeron representar a todas sus compañeras.

El documento legal fue ingresado a la oficina federal encargada de promover la igualdad en el empleo (EEOC), e incluye referencias públicas de la propia federación en torno a los salarios que ofrece a los seleccionados femeninos y masculinos.

El texto indica que las mujeres ganan significativamente menos que los hombres pese a que ellas generan 20 millones más en ingresos para este deporte en Estados Unidos.

En un comunicado emitido este jueves, Rapinoe expresó que “recientemente, ha quedado claro que la federación no tiene la intención de otorgarnos igual pago por el mismo trabajo” realizado por los seleccionados masculinos.

Por su parte, en una entrevista ofrecida al canal NBC, Solo explicó que funcionarios les reiteran que ellas deberían de “estar agradecidas por sólo tener la oportunidad de jugar futbol de manera profesional, y por obtener un pago por ello”.

“En esta época, se trata de derechos iguales. Se trata de pagos iguales”, añadió Solo. Explicó que ella ha estado presente en negociaciones con funcionarios durante muchos años y que su actitud se ha mantenido sin cambios.