Chilpancingo, Guerrero.- Integrantes del Comité de Ejidatarios de Chautipan, municipio de Chilpancingo, exigieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la suspensión inmediata del permiso de aprovechamiento forestal maderable que otorgó a una empresa, por irregularidades en la tala de pinos.

Los denunciantes advirtieron que esta situación podría acabar en un conflicto con las actuales autoridades comisariales de ese ejido, si el gobierno estatal y federal, por medio de sus instituciones, no intervienen inmediatamente.

En conferencia de prensa, tres de 46 ejidatarios inconformes de Chautipan, quienes fundaron y viven en la colonia 10 de Junio, en Petaquillas, informaron que Semernat otorgó a una empresa, cuyo nombre no precisaron, un permiso el 10 de junio de 2017, con número 132SGPARNS.UARRN.0782/2017, para explotar los recursos maderables del pueblo.

Dicho permiso, agregaron, fue con el aval del entonces presidente del Comisariado Ejidal, Romualdo Millán Catalán, el secretario Ranulfo Sánchez de Tolentino y la tesorera Natividad Sacristán Millán, quienes siguen beneficiándose con las utilidades.

Sin embargo, denunciaron que la empresa está sobre-explotando los recursos naturales, causando severos daños a los manantiales que existen alrededor del ejido, al grado de que estos se están secando.

Inclusive, acusaron que las máquinas cortadoras de la empresa han estado invadiendo sus parcelas "que utilizamos para la siembra de maíz de temporal".

"Es por ello que hacemos pública nuestra inconformidad y exigimos (si es posible que esto llegue al licenciado a Héctor Astudillo Flores, como gobernador del estado) la suspensión inmediata de este permiso de aprovechamiento forestal, que de alguna manera nos perjudica a todos", dijo uno de los ejidatarios, quien omitió su nombre por temor a represalias.

Los denunciantes informaron que el pasado 8 de mayo de este año solicitaron formalmente a Semarnat la suspensión del permiso, pero que a la fecha no han tenido unas respuesta.

Dijeron que este miércoles acudieron a las oficinas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Guerrero, para denunciar el mal manejo y mal aprovechamiento de los recursos naturales, de quien esperan una solución.

Los ejidatarios advirtieron que esta situación podría acabar en un conflicto con las actuales autoridades comisariales de ese ejido, si el gobierno estatal y federal, por medio de sus instituciones, no intervienen inmediatamente.