Vancouver, (Notimex).- Una pareja de canadienses de Penticton, Columbia Británica, cambió su plan de vacacionar en California, Estados Unidos, para unirse a las labores de ayuda para los damnificados que han dejado los devastadores incendios que se registran en esa entidad del vecino país.

Los canadienses Paul y Destee Klyne llegaron al norte de California y al ver la situación de emergencia causada por el fuego, dejaron de lado sus planes vacacionales y se instalaron en el estacionamiento de un centro comercial a preparar hamburguesas y hot dogs.

“Las personas están devastadas y estamos aquí para hacer una pequeña contribución a su comunidad”, dijo Paul, quien junto con su esposa trabajó 11 horas en la preparación de comida para los damnificados.

El AirBnB donde se hospedarían se quemó por lo que buscaron alojarse en otro hotel en la localidad de Chico. En el ir y venir se fueron dando cuenta de la dimensión del problema y de cómo la gente estaba ayudando a los evacuados.

“La gente ha venido a ofrecer su ayuda en dinero y especie, y hemos podido seguir ayudando”, dijo Destee.

El matrimonio Klyne también organizó una recaudación de fondos por la plataforma de Facebook titulada "Butte County Wildfire Victims" con el fin de comprar comida y artículos de primera necesidad en Sacramento y llevarlos a Chico.

Los incendios han causado la muerte de al menos 66 personas, 631 desaparecidos y miles de evacuados, y ya son considerados como los más devastadores de Estados Unidos en un siglo.