México.- México dejó de ser atractivo para las inversiones de empresarios mineros internacionales, advirtió Fred Stanford, CEO de la compañía minera canadiense Torex Gold. "Las mineras no nos sentimos cómodas en lugares donde los Gobiernos te cambian las reglas del juego, una excesiva regulación, dificultad para obtener permisos, aumentan impuestos, enfrentas bloqueos, problemas de inseguridad por la presencia de la delincuencia organizada en las regiones mineras, falta de Estado de derecho (…)", afirmó.
La empresa está entre las más importantes del mundo y es dueña de la mina Media Luna, ubicada en Guerrero, la segunda mayor productora de oro en México.
Durante la XXXIII Convención Internacional de Minería, el ejecutivo dijo que Torex Gold ha tenido que vender participación accionaria de sus minas "porque los inversionistas quieren reducir su exposición en México". El problema es tan serio que las inversiones para la siguiente mina "probablemente ya no se hagan aquí, aunque podemos regresar si el ambiente es el correcto". Vemos con preocupación que "al tener y ser una minería de oro, todos piensan que el oro es suyo: comunidades, gobierno, crimen organizado, el agricultor (...) No les importa cómo extraes, siempre y cuando les dejes algo". El problema es que ese algo cambia de tamaño en el tiempo, pues por ejemplo, "ahí viene el tema impositivo, el fiscal", abundó.
En este momento hay economías que son más atractivas que la mexicana, como Canadá, Estados Unidos, Australia, Chile, Perú, algunas regiones de África, "países donde el Estado de derecho es predecible (...) Son países que no se preocupan por temas de seguridad y fiscales".
En cambio, en México lo que ven los inversionistas es la mina Peñasquito, cerrada, bloqueada por tres meses y sin que el gobierno haga algo, así como una carga impositiva de hasta 46%, reglas del juego que cambian e indefinición de políticas públicas. "Al parecer, no hay compromiso con la minería", dijo. Si no fuera por lo invertido en la mina Media Luna, "tal vez no estaríamos aquí", señaló. Incluso, descartó nuevas inversiones de la empresa para explorar otras regiones con potencial minero. No obstante, reveló que trabajan en la construcción de una nueva mina aledaña a Media Luna: "Este año invertimos 15 millones de dólares en exploración, pero no es para buscar mineral, es para regresar la confianza en el depósito que creemos que tiene más recurso".