El cáncer de colon puede ser asintomático o confundirse con otro padecimiento, pero puede ser tratable e incluso curable si se detecta en etapas tempranas, afirmó el oncólogo Carlos Alberto Ronquillo Carreón.

Sólo si se identifica en etapas iniciales, aclaró, puede frenarse su desarrollo, a través de un manejo profesional, que incluye cirugía tradicional y la prescripción de medidas higiénico dietéticas, que se abocan a cambios drásticos en la alimentación y aumento de actividad física.

El doctor del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco agregó que este mal suele ser de rápida evolución y una vez que llega a fase avanzada el paciente requiere además de la intervención quirúrgica, tratamiento complementario como quimioterapia y radioterapia, ante el riesgo de que invada órganos vitales como el hígado.

Este tipo de cáncer, alertó, puede ser asintomático y/o confundirse con algún otro padecimiento, como las hemorroides (debido al sangrado) o el estreñimiento (ante la dificultad para obrar), por lo que ante cualquier sospecha se debe acudir de inmediato con el especialista.

Explicó que se trata de un padecimiento que suele afectar más a los varones en comparación con las mujeres.

“No obstante el sedentarismo, la obesidad y la dieta pobre en fibra, verduras y frutas, pero alta en grasas saturadas, actualmente está presente por igual en ambos sexos, por lo que la prevalencia de cáncer de colon en las mujeres ha ido en aumento”, externó el experto.

Este tipo de cáncer ocupa un importante lugar entre la población, después del de mama, cervicouterino, prostático y pulmonar, y aunque se sabe que puede ser hereditario, la mayoría de los casos está relacionado a la mala alimentación y la falta de actividad física.

Ronquillo Carreón abundó que Jalisco ocupa una posición importante en el país en materia de cáncer de colon al igual que estados del norte, debido a que en estas poblaciones prevalece la alimentación rica en grasas y carbohidratos.

A nivel local, dijo, se diagnostican hasta 500 nuevos casos por año, “y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud -OMS- hay una incidencia de hasta un millón de pacientes nuevos afectados por la enfermedad, cada año”.

Con base a las proyecciones mundiales, dio a conocer que esta incidencia podría duplicarse en los próximos cinco años, si los estilos de vida no se modifican.

Asimismo mencionó que el cáncer de colon es más frecuente en países desarrollados, sobre todo por el consumo de “comidas rápidas”, que por lo general carecen de valor nutricional y en donde además el riesgo incrementa por el contenido de conservadores en los alimentos.

Destacó que la obesidad central (focalizada en el abdomen) es la que constituye un riesgo más alto para el desarrollo de cáncer de colon, en comparación con el exceso de índice de masa corporal (IMC) distribuido en otras partes del cuerpo.

En cuanto a su forma no hereditaria, informó que el cáncer de colon suele dar sus primeros síntomas como sangrados al evacuar, estreñimiento y dolor abdominal en edades superiores a 45 años.

Notimex