Guerrero.- Trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), agremiados a la sección 32 del SUSPEG, cumplieron este martes 15 días de paro laboral y de mantener tomadas las oficinas operativas, administrativas y los tanques de agua del organismo.

Además, también cumplen una semana de asumir el control de los sistemas de bombeo de agua, ubicados en la comunidad de Acahuizotla y en la cabecera municipal de Mochitlán.

Lo anterior, al no haber una respuesta a todas sus demandas por parte del recién nombrado encargado de despacho de la paramunicipal, Mario Camargo Villa, y del alcalde Antonio Gaspar Beltrán.

Entrevistado esta mañana, el secretario general del Comité Ejecutivo Central de esa fracción del SUSPEG, Gaudencio Atrisco Campos informó que las autoridades locales ya cubrieron la segunda quincena de agosto a los 200 trabajadores, pero que hay incertidumbre ante un posible retraso en los pagos de la primera de septiembre.

En cuanto a las despensas, dijo que sólo se han pagado dos de siete, y respecto a la retribución de sus cuotas sindicales, uniformes y prima vacacional, ninguna se ha cubierto, denunció.

Aunado ello, dijo, se suma una demanda más: el bono del Día del Servidor Público municipal, el cual debió depositarse el 8 de septiembre, pero que también se los han retrasado.

Con esto, la deuda incrementó a más de 3 millones y medio de pesos, agregó el dirigente sindical.

Como se recordará, el pasado miércoles 9 de septiembre Irma Lilia Garzón Bernal renunció al cargo de directora de la Capach, a raíz de esta jornada de protestas.

En su lugar, las autoridades designaron a Camargo Villa como encargado de despacho, pero al momento tampoco ha destrabado el conflicto laboral.