Acapulco, Guerrero.- Poco más de 100 agentes viales y policías del puerto de Acapulco recibieron el primer curso de capacitación de la Policía Federal (PF) y Gendarmería para que modifiquen sus acciones y la atención ciudadana, incluido el tema de “moches” y casos de extorsión a los automovilistas.

En una de las aulas de la Universidad Americana de Acapulco, el director General de Proximidad Social de la Policía Federal (PF), Miguel Ángel Martínez Colunga cuestionó a los policías municipales si consideraban que los turistas que visitan el puerto se sienten seguros con cinco asesinatos diarios.

Por lo que antes de que contestaran, el mando les pidió que "se involucren más" con el gobierno municipal y estatal para que "hagan algo por el bien de Acapulco y no ser un ciudadano más".

Durante el primer curso, de los muchos que dará Gendarmería a policías porteños, en la introducción, el director de Proximidad reconoció que los ciudadanos han dejado de creer en los cuerpos policiacos a consecuencia de las extorsiones y "mochadas" en las que participan algunos policías: "por unos pagamos todos porque la sociedad generaliza", dijo.

Estos actos, insistió Martínez Colunga, han influido en que la sociedad haya "estigmatizado" a los policías.

Por ello pidió que se conduzcan con honradez, a fin de evitar recibir, solicitar o aceptar "cualquier tipo de compensación o remuneración económica" de la sociedad.

El director lamentó que los agentes sean "objetos de burla" por actos de corrupción que cometen "unos cuantos".

Condenó que en redes sociales se “viralicen” imágenes de los agentes "tomando un refresco" o descansando, lo que consideró "triste".

El director general de Proximidad Social de la Policía Federal (PF) dijo a los agentes viales que la sociedad debe respetar a las autoridades, pero también el respeto "nos lo debemos de ganar, dando un servicio de calidad".

Incluso, les cuestionó: "¿Cómo podemos cambiar esa forma de pensar de la ciudadanía hacia nosotros?"

Reconoció que se necesita atender a los diferentes sectores como el turismo, la sociedad civil y ciudadanos para recuperar la confianza que sea perdido a través de “las malas prácticas".

Por lo que los convocó a que por iniciativa propia, se informen y conozcan lo que pasa en la ciudad en la que operan en temas sociales, políticos y ecológicos para que, "cuando la gente les pregunte, sepan contestar" porque hasta fecha, la sociedad los tacha como "incultos",   señaló y les dijo:"tenemos que erradicar esa imagen".

En el arranque del curso, se les enseñó el significado de la insignia (que hace alusión a una estrella de siete picos) que portan en su uniforme.

Cada picó, les relató, significa: lealtad, disciplina, honradez, dignidad, moral, autoridad y sacrificio.

Así también, los invitó a dirigirse con respeto a la igualdad de género y los derechos humanos, evitando hacer uso excesivo de la fuerza o abusar de la autoridad que les fue confinada.