México.- Más de mil camiones en la región de Pará en Brasil con el puerto Puerto de Itaituba como destino y “cargados con soja”, según Igualdad Animal. Estas son la imágenes captadas por un equipo de la ONG cuando viajó a la zona para obtener documentación sobre “el aumento de la deforestación en la selva amazónica y su conexión con la ganadería”, tal y como afirman desde la propia organización.

La zona de Pará fue una de las afectadas por los incendios de este verano, que aumentaron exponencialmente con respecto a cifras de los últimos años, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales brasileño (INPE). Por lo tanto, es probable que el fuego de meses atrás y estas imágenes guarden una conexión directa. ¿Cómo funciona dicha conexión?

El primer paso de esta unión llega con la deforestación. Contrariamente a lo que suele dictar el pensamiento popular, la tala de los bosques de la Amazonía llega normalmente antes que los incendios, según demuestra una investigación de la iniciativa Monitoring the Andean Amazon Project (MAAP). En este estudio, gracias a la grabación de imágenes satélite de zonas concretas de la selva se puede ver cómo la deforestación precede a la quema.

Siguiendo ese campo, los datos ofrecidos por DETER, servicio de monitorización desarrollado por el INPE, prueban que las alertas por deforestación han incrementado este verano bajo el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro. Y por la relación entre fuego y tala, con la deforestación han aumentado los focos de incendios.