Ciudad de México.-Por enésima ocasión durante la pandemia, un oso negro fue captado por Monterrey Nuevo León, esta vez, una imagen que ha circulado por redes sociales muestra al animal con una bolsa de la cadena Pollo Loco en el hocico, donde, presuntamente, llevaría una orden de pollo asado.

De acuerdo con información proporcionada a Infobae México, esta foto habría sido captada en en alguna colonia del municipio San Pedro Garza García que se localiza cerca del parque ecológico Chipinque, donde otros osos han sido avistados.

“La fotografía llegó a nuestro inbox de Facebook y la única información que nos proporcionaron fue que la tomaron en una colonia del municipio San Pedro Garza García”, comentó el Pollo Loco para este medio.

Desde un punto alto y lejano, se ve cómo el oso transita por la calle a plena hora del día. El gobierno de Nuevo León ha explicado que la presencia de estos animales está relacionada con las altas temperaturas, cuando salen del bosque para buscar comida en áreas cercanas a su hábitat.

Sin embargo, algunos usuarios asocian el avistamiento de osos con el poco tránsito de personas en la ciudad, debido a medidas de confinamiento a que ha obligado la pandemia del coronavirus.

En redes sociales, la imagen se viralizó luego de que el Pollo Loco la publicara, este día, en sus cuentas de Facebook y Twitter. Al respecto, las personas comentaron que se trataba de un oso responsable, pues había pedido su orden para llevar, esto, en tono de broma y de acuerdo a las medidas de bioseguridad seguidas por restaurantes y locales de comida, que se han adaptado con este servicio durante la emergencia sanitaria.

“Todos sabemos que lo único igual a El Pollo Loco, es otro Pollo Loco ¡y ya ?!”, fue el texto de la cadena para acompañar la foto del animal. Hasta las 20:30 horas de este jueves 30 de julio, la publicación de Facebook registra 3,910 reacciones, 2,724 compartidas y unos 709 comentarios. Mientras que en Twitter tiene alrededor de 3,700 favs y 950 retuits. El post fue realizado después de las 11:horas y se mantiene en el segundo de las tendencias en México con el texto “Pollo Loco”.

En caso de avistar un oso, el gobierno de Nuevo León recomienda que: “No te acerques; No pierdas la calma; No lo alimentes; No le arrojes piedras ni objetos; No intentes fotografiarlo; No tomes selfies: No le dejes basura al alcance; No lo molestes y aléjate de él”; así como reportarlo al 911 con Protección civil.

“No pongas en riesgo tu vida ni la de los osos negros que habitan en Nuevo León. Nuestro estado es tierra de osos y hay que aprender a coexistir con ellos”, refiere el gobierno del estado norteño.

Los usuarios de Twitter han tomado con gracia la imagen del oso avistado en San Pedro Garza y comentaron: “Ojalá y no lo haya pedido por el auto servicio por que por ahí solo te ponen una bolsa de totopos y 3 salsitas verdes los culos”; “Ha de ser de San Pedro Garza Garcia ese oso porque se necesita ser riquillo de abolengo para pagar esos precios estratosféricos que cobra @ElPolloLocoMx! Ponganle el CabritoLoco mejor!”; “Pobre oso. Le invadimos el hábitat y ahora vive de la basura”.

Por otro lado, la imagen ha sido utilizada para memes, entre ellos destaca que el oso sea un repartidor de aplicación y lleva el pedido al cliente, de ese modo le han puesto “Uber bear”.

En su libro, “El Oso Negro en el Noreste de México, Guía para conocerlo y vivir en paz con él” (CONABIO 2016), Carlos J. Navarro, ingeniero bioquímico; consigna que estos animales poseen 42 dientes y son plantígrados, es decir, pisan con toda la planta, no solamente con los dedos como sí lo hacen perros y gatos.

El oso negro ((ursus americanus) es una especie catalogada en peligro de extinción en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010. De ahí que es una especie protegida por diversas regulaciones como el Artículo 127 de la Ley General de Vida Silvestre de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. El Artículo 182 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Y el Artículo 420 del Código Penal Federal en materia de delitos ambientales.

La afectación al oso negro puede sancionarse en penas que van de 20 días hasta los 50,000 días de salario mínimo; denuncia penal; pena de 1 a 9 años de prisión y por el equivalente de 300 a 3,000 días de multa y una pena adicional de hasta 2 años de prisión y hasta 1, 000 días de multa adicional; respectivamente.