Acapulco, Guerrero.- La Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Guerrero informó la tarde de este jueves, que dos de las cinco playas catalogadas como no aptas para uso recreativo, ya se encuentran dentro de la norma.

Se trata de las playas Carabalí y Caletilla, que fueron verificadas por las autoridades, a través de muestreos y que resultaron aptas para ser recurridas por los visitantes.

De acuerdo a un comunicado, la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de Guerrero continúa evaluando el estado de playas como Manzanillo, Suave y Hornos, las cuales registraron un alto nivel de esterococos.

Ayer, el gobernador Héctor Astudillo Flores, refirió que la alerta sanitaria que emitió la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) era una "campaña" contra Acapulco, por competir con el turismo nacional.

La alerta se emitió el día lunes, y tres días después, las autoridades reportaron que las playas ya cumplían con los límites permitidos por la Cofepris.