Ciudad de México.- Tras cuatro meses y medio de que la pandemia del COVID-19 llegó a México, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reportó que, con corte al 14 de julio, se registran 1,739 casos acumulados de personas privadas de la libertad con la enfermedad en los centros penitenciarios del país.

De acuerdo con el Monitorio Nacional por COVID-19 que hace el organismo autónomo, también se reportan 394 casos sospechosos y 164 defunciones entre la población penitenciaria.

En un mensaje publicado a través de Twitter, la comisión detalló que los centros penitenciarios con más casos confirmados de COVID-19 se encuentran en la Ciudad de México, donde suman 1,041, y a esta entidad le siguen Puebla (201) y Jalisco (103).

De acuerdo con la comisión, en Puebla se realizó una verificación de los datos reportados por parte del estado, por lo que al día de hoy sus cifras disminuyeron, pues se hicieron correcciones. Mientras tanto, en Jalisco, 32 de estos casos positivos corresponden a personas privadas de la libertad en el Cefereso 2, El Salto.

El lunes, la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México informó de 4,863 pruebas practicadas a personas privadas de la libertad. Además, la dependencia confirmó 1,040 casos positivos de COVID-19, de los cuales, al 13 de julio, 73 corresponden a casos activos y 54 a internos que fallecieron.

Las entidades con más personas privadas de la libertad fallecidas por COVID-19 son la Ciudad de México (54 defunciones) y Baja California (33) y Puebla (25).

Mientras tanto, los casos sospechosos se concentran en la Ciudad de México (185 casos), Sonora (76) y San Luis Potosí (33). Al respecto, la CNDH apuntó que siete de los casos sospechosos en la capital y un caso positivo corresponden a prisiones militares.