México.- El empresario Carlos Slim aseguró que participará en las licitaciones del Gobierno federal para el Tren Maya, y calificó al programa como “muy interesante”.

Al salir de una reunión con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, funcionarios del gabinete, y empresarios de la construcción, Slim señaló que el proyecto beneficiará a la zona sur del país.

“Es un proyecto muy interesante. De impulso al sureste de la República. Sí participaremos”, dijo a reporteros reunidos en la zona. El empresario añadió que en la reunión, el Presidente López Obrador les habló sobre el proyecto y los beneficios que tendrá en la zona sur del país.

Slim agregó que analizará en qué obras participará, una vez que el Gobierno dé a conocer el plan maestro de la obra. “Están en la ingeniería básica”, puntualizó. Aunque dijo que la administración federal brindará la información necesaria a todas las constructoras.

De acuerdo con reportes, a la reunión asistieron representantes de Grupo México, ICA, Prodemex, Grupo Omega, Coconal, Sacyr, Acciona y China Communications Construction Company.

Por su parte, el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Javier Jiménez Pons, dijo que en la reunión se dieron a conocer el programa del Tren Maya. A la par, detalló que el Presidente López Obrador pidió a los empresarios contribuir con sus mejores prácticas, a fin de evitar actos de corrupción en la asignación de contratos.

“Fue un llamado a la colaboración. El Presidente pidió al sector que va a concursar que ponga el mejor empeño. Se les planteó el programa, cómo se va a generar las licitaciones”, destacó Jiménez Pons.

Tren maya

El titular del Fonatur puntualizó que el Gobierno se comprometió a ser transparente en la asignación de recursos y obras a los concursantes. El Tren Maya es una de las tres obras pilares del Gobierno de López Obrador, junto al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y la Refinería de Dos Bocas.

El Tren Maya circulará en su mayor parte en derechos de vía existentes. Pero otras partes de la ruta planeada cortarán a través de pristinas y antiguas selvas que no gozan de protección federal como áreas naturales protegidas. Esta es mala noticia para las especies amenazadas de la región, como el cactus kazacam y el mono aullador.

El recorrido del tren cruzando selvas hoy casi deshabitadas pone en riesgo posiblemente cientos de ruinas sin descubrir. Nuevas tecnologías han permitido a los arqueólogos plantear que los mayas construyeron muchos más asentamientos y ciudades que los que han sido abiertos y excavados en la actualidad. Hay preocupación también en si la construcción del tren podría aumentar el cambio demográfico ya existente en la región.

Al tiempo que jóvenes mexicanos dejan los pueblos de los estados de la región para buscar trabajo en la industria del turismo, muchos de estos poblados mayas tradicionales experimentan un abandono progresivo. En 2015, 36 por ciento de los residentes de la región vivían en pueblos de menos de 5 mil personas, en 1990 eran el 45 por ciento.

Un Tren Maya con pocas estaciones, como está planeado, podría provocar el desarrollo de algunos poblados y ciudades selectas. Pero muchos más, aquellos no ubicados bajo la influencia efectiva del nuevo corredor rural de turismo, podrían ver su población disminuir aún más.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha manifestado su respaldo al Tren Maya, pero pidió “un plan integral” para garantizar el desarrollo sustentable y el respeto a las comunidades.

Tras inaugurar el Día Mundial del Hábitat en Ciudad de México, Maimunah Mohd Sharif, directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), afirmó que la agencia está dispuesta a trabajar con la Administración federal para ofrecer su experiencia en el Tren Maya, que abarcaría los estados de Yucatán, Tabasco, Chiapas, Quintana Roo y Campeche.

“Nos gustaría ver un plan holístico en el Gobierno, que podría ser un catalizador para el desarrollo y, en este caso, para el desarrollo sustentable”, apuntó en rueda de prensa Mohd Sharif, quien también es secretaria general adjunta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).