Ciudad de México.-El narcotraficante Rafael Caro Quintero solicitó a un Tribunal Federal que aplace la discusión que definirá si debe o no ser extraditado a Estados Unidos, y que un magistrado sea declarado impedido para participar en la deliberación del caso.

La petición fue presentada ante el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, el cual estaba a punto de resolver si concede o no el amparo al mítico narcotraficante que por 35 años ha evadido a los estadunidenses que buscan juzgarlo por el homicidio del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, delito cometido en 1985.

Hoy en día, se ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por información que conduzca a su captura, gratificación que es la más alta que ofrece EU por un delincuente mexicano.

El Tribunal Colegiado solo dio entrada a la petición de impedimento, la cual será analizada.

Respecto a que el asunto no sea listado para su discusión durante la emergencia sanitaria por covid-19, hasta que las sesiones sean públicas, el Tribunal señaló que el promovente del recurso Carlos Isaías García Vázquez no está autorizado para realizar peticiones en este asunto por la vía electrónica, ya que se le registró hasta el 21 o 22 de mayo como usuario para juicios en línea.

“Por el momento sólo se tiene por recibida la recusación (impedimento), esto debido a las condiciones extraordinarias generadas por la pandemia ocasionada por el covid-19...se reserva el trámite de la recusación hasta en tanto el Consejo de la Judicatura federal determine que las actividades de este Tribunal regresan a la normalidad”, detalla el acuerdo.

El Tribunal Colegiado estaba en posibilidad de dictar sentencia, porque el 27 de abril el Consejo de la Judicatura Federal aprobó un acuerdo que dispone que para todos los órganos jurisdiccionales se mantiene la suspensión de plazos y términos procesales, pero se reanuda la actividad única y exclusivamente para la resolución de aquellos casos que se hubieran tramitado físicamente y que estuvieran en estado de emitir sentencia o resolución final.


Con información de Milenio