México. Notimex.- La carta que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a su homólogo Donald Trump representa un cambio en la manera de responder de México a Estados Unidos, pues se trató de una contestación “enérgica, pero respetuosa”, destacó Roberto Zepeda Martínez, experto del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan).

El investigador perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacó que la respuesta fue “muy acertada”, luego de que el presidente de Estados Unidos anunció que impondrá aranceles sobre las importaciones mexicanas hasta que se frene el flujo de migrantes.

“El hecho de que formalizara sus amenazas en un comunicado y no como lo había hecho anteriormente a través de redes sociales sí ameritaba una respuesta contundente y se hizo; en otras palabras, se dijo que no nos vamos a quedar con los brazos cruzados”, señaló en entrevista.

El doctor en Relaciones Internacionales sugirió mirar con “otra lente” el discurso del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pues recordó que su manera de negociar es con amenazas para conseguir consensos.

“Entonces probablemente lo que dijo podría ser una amenaza que lleve a México a negociar un acuerdo migratorio. Al final del día lo que el presidente Trump va a lograr y que está tratando de negociar es un apoyo más fuerte de México en ese tema”, consideró.

El investigador del Cisan reconoció que las declaraciones del presidente Trump tomaron a todos por sorpresa, pues ya se habían “echado las campanas al vuelo” con el fin a los aranceles al acero y aluminio que se anunció hace 15 días y el cual acercaba la aprobación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

También se trata de una estrategia de distracción política interna de Trump para beneficiarse políticamente con su base electoral, luego de tener problemas como la trama rusa y otros factores, subrayó Zepeda Martínez.

Por ello, pidió recordar que su tema “anti México de decir que este país es la causa de todos los males de Estados Unidos le ha redituado”.

El especialista también consideró que la visita que realiza la comitiva mexicana a Estados Unidos, encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, también deberá tender puentes de comunicación con otros actores.

“Estados Unidos es un país muy descentralizado y no todo lo que dice el presidente Trump es lo que se hace. También está el Congreso, las cámaras de comercio, miembros el Partido Republicano que también están en contra y no se diga el Partido Demócrata”, resaltó.

Sobre la posibilidad de que Estados Unidos cumpla su amenaza de imponer aranceles a México, el experto lo consideró con pocas posibilidades, ya que no le convendría a ninguno de los dos países.

“Esto que está proponiendo el presidente Trump es totalmente irracional, sería como darse un balazo en el pie justo cuando está con una guerra comercial con China, eso sí sería muy catastrófico”, opinó.

Agregó que, de acuerdo a cifras recientes, este país es el primer socio comercial de Estados Unidos, pues sólo en el primer trimestre de 2019, 26 estados de la nación vecina tienen a México como su primero y segundo destino de exportaciones.