Ciudad de México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo en un mensaje en video que el cártel de Santa Rosa de Lima de José Antonio ‘N’, alias el Marro, quien fue detenido ayer creció con impunidad y convirtió a Guanajuato en el estado más violento del país con “las complicidades, las componendas con autoridades municipales, con autoridades estatales”.

El mandatario dijo que la detención del Marro, realizada por el Ejército y autoridades de Guanajuato, “es muy importante”, aunque es necesario seguir atendiendo las causas de la violencia, apoyar a los jóvenes para que no los enganche el crimen y terminar con la pobreza.

Otro punto que es necesario, según mencionó, es que la autoridad actúe sin corrupción y no encubra a delincuentes, terminar con el engaño de que el gobierno persigue una banda criminal para luego proteger a otra, porque la ley debe aplicarse de forma pareja.

“El gobierno ya no está secuestrado, no está al servicio de un grupo, no está al servicio de la delincuencia de cuello blanco, ni al servicio de la delincuencia organizada. El gobierno representa a todos, a ricos y a pobres, y el gobierno está comprometido a que haya justicia y que se acabe la corrupción”, dijo López Obrador.

En el pasado, mencionó, se vendían las plazas, los delincuentes dominaban y “estaban a cargo de gobiernos municipales”, y también tenían mucha influencia en gobiernos estatales e incluso a nivel federal.

Sobre este último punto, recordó que el exsecretario de Seguridad de Felipe Calderón, Genaro García Luna, y dos de quienes eran sus colaboradores, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño, están ahora acusados de colaborar con el cártel de Sinaloa, y en su momento fueron “premiados” como los mejores policías de México.

“Se simulaba de que se combatía al narcotráfico, pero solo a los que no tenían acuerdo con el gobierno, y se cometieron muchas atrocidades, se llevaron a cabo masacres, perdieron muchos la vida, muchos crímenes cometidos al amparo del poder público, a la sombra del poder público, con impunidad absoluta”, señaló López Obrador.