México.-La geografía del tráfico de drogas sigue cambiando en México. Pero lo que no cambia es la violencia.

El caso más notable es el norte del país, donde la disputa entre los cárteles de la droga ha arrebatado la paz a la región. La emboscada y masacre de la familia LeBarón en Chihuahua ha vuelto a colocar a México ante sus peores fantasmas, y ha evidenciar la fuerza de uno de los grupos más sangrientos de la historia del país: el Cártel del Pacífico (o de Sinaloa).

Dicha organización criminal, que solía ser considerada como la más grande y poderosa del hemisferio occidental por la unión que mantenía, se ha fragmentado en células delictivas.

Con la recaptura de su líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán y posterior sentencia a cadena perpetua, el cártel está dividido en brazos armados con presencia en Chihuahua, Sinaloa, Durango, Coahuila, Baja California y Sonora.

La disputa territorial ha potenciado la violencia en México. Según el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, los hechos ocurridos en Galeana, Chihuahua, —donde murieron seis menores y tres adultos — está relacionada con la disputada entre dos brazos armados que se asientan en la región.

“Es una zona en disputa entre diversos grupos criminales. Hay una célula del crimen organizado vinculada al Cártel del Pacífico que tiene una presencia relevante en la zona de Agua Prieta en Sonora, pero también hay grupos criminales del lado de Chihuahua que pretenden tomar control de zonas territoriales del estado”.

Durazo especificó el convoy de tres camionetas, donde viajaba la familia LeBarón, pudo ser atacado por una confusión de grupos antagónicos que se disputan la plaza”.

El clan LeBarón tiene un largo historial de desencuentros y agresiones con grupos locales que quieren apoderarse de su territorio, los han secuestrado y han encabezado movimientos activistas a favor de la paz.“El señor LeBarón indica que la agresión no fue un ataque directo de la delincuencia organizada”, aclaró Durazo.

A casi 24 horas de la masacre, el funcionario confirmó que ya habría tres detenidos; no obstante, no especificó a que célula criminal pertenecen.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado, en los límites entre Chihuahua y Sonora se disputan las escisiones de Los Salazar, del Cártel del Pacífico, y La Línea, del Cártel de Juárez.

En ambas entidades fronterizas, los ciudadanos han lanzado un grito de auxilio ante lo que ellos mismos denominan como “narcoterrorismo”.

Los reportes oficiales indican que los brazos armados de la zona se han enfrascado en una lucha territorial que ha terminado con la vida de inocentes. En cuanto a la célula de Los Salazar se ha informado que los incendios provocados se han convertido en un modus sistematizado de operar contra sus rivales.

Fusiles, ametralladoras de grueso calibre, lazacohetes, lanzagranadas y granadas de fragmentación de 40 mm. son parte del arsenal bélico que tiene en su poder el Cártel del Pacífico. La organización en el estado de Sinaloa, pero sus tentáculos actualmente se extienden en 17 entidades mexicanas y por lo menos en 50 países.