Chilpancingo, Guerrero.- El Cártel del Sur, que se dio a conocer ayer a través de un video difundido en redes sociales, es uno de las tres nuevas bandas criminales que operan en la capital, confirmó el fiscal general del estado, Javier Olea Peláez.

Aunque ese grupo criminal ya había manifestado su presencia desde finales de 2015 en la capital, a través de mensajes en mantas, el funcionario recordó que en Chilpancingo se mantenía la presencia mayoritaria de dos grupos criminales “que siempre se han disputado la plaza”: Los Rojos y Los Ardillos.

“A raíz de esa última detención, pues aumentó considerablemente la violencia (en Chilpancingo); se trata de un reacomodo, se trata de la existencia de nuevos grupos, como el que salió ayer en un YouTube”, indicó, en entrevista telefónica.

Sostuvo que la violencia es resultado también de la demanda de heroína que existe en Estado Unidos, y los grupos criminales que buscan como paso Chilpancingo para el trasiego de la droga de la región de La Montaña a la capital.

“Para de ahí tomar su camino así otras entidades”, indicó.

Manifestó que la Fiscalía necesita de más recurso para “poder atacar más puntualmente a la delincuencia organizada y no organizada”.

Indicó que mayores recursos permitirían realizar operativos en el puerto de Acapulco, Zihuatanejo, la región de la Tierra Caliente, Tixtla, Chilpancingo y en La Montaña.

Sin dar detalles, Olea Peláez manifestó que será en los próximos días cuando la Federación les haga entrega de “un equipo importante” de inteligencia y el gobierno del estado adquirirá otro.

“(Ayudará) a que el policía acuda directamente y tengamos la ubicación del hecho delictuoso para poder seguir con prontitud la investigación del delito […] y que los policías, en lugar de andar de investigando y buscando contactos, lo hagan a través de la inteligencia”, sostuvo.

Cuestionado sobre si estaban rebasados por la violencia, ante el repunte de la violencia, respondió que no.

“Afortunadamente no estamos rebasados, porque desde el primer día que iniciamos nuestra administración y en conciencia, platiqué con el señor gobernador y le dije que para lograr un avance importante en el ataque a la delincuencia era tener una unidad de inteligencia de suma importancia para abatir el delito”, aseveró.

Sin embargo, reconoció que a su llega a la Fiscalía se encontró “una corrupción inaudita” en el área de Servicios Periciales.

Acusó que los peritos “se vendían al mejor postor” en cualquier área, inclusive en la cuestión de necropsias.

“Eso era gravísimo”, indicó.

Aseguró esa situación se ha logrado cambiar, y se aumentó el presupuesto para el equipamiento de dicha área.

Reconoció que es difícil erradicar la corrupción, pues es un flagelo que ha existido desde hace muchos años en la sociedad mexicana.

“(Los cambios) deben de ser de quien es el dueño de la casa, y ahorita el titular soy yo; y con mucho respeto y con mucho orgullo, y lo he señalado siempre, he sido un hombre honesto y busco servir a Guerrero y a los guerrerenses”, expresó.