La Casa Blanca defendió la extensión de las negociaciones entre el bloque de países del Grupo 5+1 con Irán después que hoy venció un nuevo plazo sin que las dos partes alcanzaran un acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán.

“Nunca hemos estado tan cerca de lograr un acuerdo como ahora”, dijo el vocero presidencial, Josh Earnest, al explicar las razones por las que su gobierno y otros cinco piases optaron por continuar con las discusiones hasta el jueves.

Reconoció que continúan “significativas” diferencias, y así lo reconocen los otros países del grupo 5+1, indicando que ello “es un indicio de que por lo menos por ahora vale la pena continuar (negociando)”.

Poco antes en Viena, la vocera de la Unión Europea, Federica Mogherini anunció que el grupo e Irán continuarán sus conversaciones, aunque fue enfática que en que ello no significaba que “estemos extendiendo nuestro plazo”.

Mogherini indicó que Irán y el 5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) están trabajando muy duro para finalizar un acuerdo y confió en que un pacto global entre Irán y las seis potencias es “algo que todavía es posible”.

Earnest dijo que más allá de la continuación de estas pláticas, el presidente estadunidense Barack Obama mantiene firme su posición sobre un acuerdo que resulte en el desmantelamiento del programa nuclear iraní con efectivos mecanismo de verificación.

“El presidente no aceptará ningún tipo de acuerdo que se quede corto de los compromisos políticos que hicimos en abril”, dijo aludiendo el acuerdo que debió resultar en un documento definitivo de acción que debió producirse este martes.

Las negociaciones tienen como objetivo limitar al entorno civil los alcances del programa nuclear de Irán a cambio de que Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU levanten las sanciones impuestas a Teherán por su negativa para poner fin a su programa de enriquecimiento de uranio.

Los principales obstáculos son el ritmo y el calendario para el levantamiento de las sanciones y los mecanismos de inspección para garantizar que Irán no desarrollará un programa nuclear con fines bélicos.